Menú Buscar
La UGT anuncia anuncio estallido de movilizaciones en 2017 / CG

UGT anuncia un “estallido” de movilizaciones en 2017

La derogación de la reforma laboral y la subida de los salarios, los objetivos del año, podrían llevar a la huelga general

3 min

“2017 será el año del estallido social" y de las grandes movilizaciones, ha anunciado el secretario general de la UGT de Cataluña, Camil Ros. La derogación de la reforma laboral y la subida de los salarios serán las dos principales batallas del sindicato, que ha asegurado estar dispuesto a incluso a la convocatoria de una huelga general.

“Nos gustaría que 2017 fuera el año de la recuperación económica”, ha enfatizado Ros en la rueda de prensa de presentación de objetivos de 2017. Para ello, el sindicato necesita un acuerdo con la patronal y con el Gobierno español. Pero ante un escenario donde los acuerdos no parecen probables, “será un año de conflicto social”, ha añadido.

Reacción a la bajada del paro

Desde UGT han valorado lo positivo del descenso del paro en 2016, tras bajar en 390.534 desempleados en el conjunto del año (-9,54%). Sin embargo, Ros ha tildado esta cifra de “insuficiente”. El riesgo de “que la precarización laboral se haga crónica” mantiene al sindicato en pie de guerra contra la reforma laboral.

El peso de los salarios sobre el PIB suponía el 51,5% en 2008, mientras que en 2016 este porcentaje se ha reducido hasta el 47,9%, ha apuntado Ros. Por tanto, se han "perdido" 7.000 millones de euros en salarios durante la crisis económica, ha razonado.

Subida de salarios

La Unión General de Trabajadores ha adelantado la “convocatoria de movilizaciones indefinidas” hasta conseguir los cambios que se propone. Por un lado, acabar con lo que califica de “actitud de bloqueo” de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) para renegociar los salarios.

La recuperación económica ya es notable en las empresas, que tienen más beneficios. Sin embargo, esa bonanza no repercute en los trabajadores con una proporcional subida de los sueldos. En ese sentido, tachan de “insuficiente” la subida del salario mínimo interprofesional a 707 euros y piden un acuerdo de “progresividad” que garantice el continuo ajuste de sueldos.

La congelación de sueldos, sumada a la inflación, conduce a la pérdida de poder adquisitivo, según los sindicatos. Y eso hace aumentar el riesgo de que la "economía vuelva a entrar en un bucle de no consumo”, señala Ros.