Menú Buscar
La UE considera que la actitud temeraria de los accionistas contribuyó a la crisis / EP

La UE impedirá que los accionistas asuman riesgos excesivos en las empresas

Las instituciones comunitarias revisan la directiva para evitar los intereses a corto plazo y promover la responsabilidad

Jorge de Lorenzo
4 min

La revisión de la directiva sobre los derechos de los accionistas, iniciada hace dos años en la UE, incluye avances significativos para promover un marco responsable de la gestión empresarial. Así, se impedirá a los accionistas asumir riesgos excesivos. En el texto revisado, se niega a los empleados expresar su punto de vista sobre la política de retribuciones de los consejeros. Además, ya no es obligatorio revelar la relación salarial entre directivos y trabajadores.

Las instituciones comunitarias concluyen que los accionistas apoyaron en muchos casos la toma de riesgos excesivos de los directivos, lo que contribuyó a la crisis financiera. Ahora, se pretende promover el seguimiento de las empresas participadas por los inversores institucionales y gestores de activos. El objetivo es que las empresas adopten la política de remuneración a largo plazo, que debe contribuir a la estrategia general de la empresa y evitar los intereses a corto plazo. En este sentido, los accionistas podrán decidir sobre la remuneración de los consejeros, que deberá publicarse sin dilación tras la votación.

Indemnización a directivos

La sostenibilidad de la empresa no debe estar vinculada exclusivamente a objetivos a corto plazo, según ha explicado Sergio Cofferati, eurodiputado de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas y ponente en el Parlamento Europeo. Cofferati reconoce que el actual modelo de gobierno corporativo pone restricciones sobre las empresas que cotizan en bolsa para maximizar la creación de valor a corto plazo, y aumentar la proporción de pago a los accionistas. Como resultado, los paquetes de indemnización para los directores ejecutivos tienden hacia las opciones sobre acciones.

Bajo las nuevas reglas, la bonificación habrá de estar vinculada a los criterios de rendimiento financiero y no financiero, que deben incluir los temas de responsabilidad social corporativa.

Asesores de voto

La directiva también incorpora un requisito que contempla "cómo se supervisan las sociedades participadas sobre cuestiones relevantes, incluyendo la estrategia, el riesgo, la estructura de capital social e impacto ambiental y gobierno corporativo".

Muchos inversores utilizan los servicios de asesores que recomiendan cómo votar en las sociedades cotizadas. Dada la importancia de estos últimos, que contribuyen a reducir los costes de los análisis relativos a la información de las sociedades, estarán sujetos a requisitos de transparencia y a un código de conducta.

Los accionistas no son dueños

Una versión anterior de la directiva especifica que los accionistas no son dueños de las empresas, sino "personas jurídicas independientes que escapan a su control total". Los directores se deben primero a la compañía, así como a los accionistas actuales y futuros.  El Comité de Asuntos Jurídicos revisó el texto para incluir la transparencia fiscal, lo que obligaría a las multinacionales a declarar país por país sus actividades comerciales.