Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de una turista en bañador en una playa de Barcelona / EP

Cataluña quiere turistas hasta noviembre tras el fiasco del verano

El Govern aboga por alargar la temporada vacacional después de que la quinta ola arrase con julio, uno de los meses de más facturación

3 min

El Gobierno catalán plantea alargar la temporada turística hasta noviembre tras el fiasco de la campaña de verano, fulminada por la quinta ola del coronavirus. La Generalitat "trabaja" con el sector turístico para alargar la campaña de visitantes hasta invierno, por cuanto el coronavirus no ha dado tregua a la industria vacacional en julio. 

La nueva directora general de Turismo, Marta Domènech, ha explicado que "tendremos que trabajar para que la temporada turística se alargue hasta finales de noviembre" habida cuenta de que los meses tradicionalmente fuertes, julio y agosto, estarán aún marcados por la pandemia. 

Con los privados

Domènech ha avanzado que el Govern ya ha entablado conversaciones con el sector privado para unir fuerzas y dibujar un plan de trabajo con el objetivo de lanzar una buena "promoción, comunicación y comercialización" que venda la región como destino seguro a la par que atractivo. 

Según la alto cargo, hay "inputs de que hay mercados interesados" en visitar la autonomía en pleno invierno. Según la directiva, los países europeos organizan las vacaciones en "distintas épocas del año". Ello, unido a la buena climatología, puede ayudar a atraer visitantes en una época tradicionalmente floja. 

Pocos recursos

Por lo pronto, la dotación presupuestaria del Govern para este cometido es discreta: 0,5 millones de euros, que se unirán a los 6,5 millones inyectados al plan de reactivación turística. La hoja de ruta está enfocada a reanimar los mercados nacionales y de proximidad. Quiere el Govern que continúen llegando al territorio turistas en coche, como está ocurriendo estos meses. Con ello se conseguiría, cree el Ejecutivo regional, "reactivar la demanda y alargar la temporada". 

Con lo que respecta al varapalo que significa que el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés) haya colocado Cataluña como zona de máxima alerta por coronavirus, Domènech aboga por encontrar un "equilibrio" entre restricciones sanitarias y actividad económica.