Menú Buscar
Francesc Xavier Mena, ex consejero de Empresa en la primera legislatura de Artur Mas, en una imagen de archivo

Túnels del Cadí apea al ex consejero Xavier Mena de la presidencia

El fondo Ardian reestructura sus representantes en la sociedad de Abertis en la que participa y pone al frente su directivo especializado en infraestructuras, Juan Angoitia

3 min

La presidencia de Francesc Xavier Mena, consejero de Empresa catalán en la primera legislatura de Artur Mas, en la sociedad Túnels de Barcelona y Cadí Concesionaria de la Generalitat de Cataluña no ha alcanzado los cinco meses. El fondo francés Ardian decidió a medidos de diciembre apartar al profesor de Esade de la dirección de la compañía y poner en su lugar al responsable de infraestructuras del grupo, Juan Angoitia.

El cargo que desempeñará el nuevo número uno de la sociedad será puramente institucional. De hecho, el fondo de capital riesgo francés ni siquiera ostenta la mayoría del capital de la compañía. Abertis es el accionista de control desde el pasado julio con el 50,1% de los títulos.

Reestructuración del consejo

Compró a Ardian un 15,01% adicional a su primera participación por 34 millones de euros. La operación fue paralela al nombramiento de Mena presidente de la sociedad que gestiona los túneles del Cadí, la entrada a la comarca de la Cerdaña (muy apreciada por los catalanes por sus pistas de esquí y su proximidad con Andorra), y los de Vallvidrera, la entrada más sencilla a Barcelona desde el municipio burgués de Sant Cugat del Vallès.

La destitución de Mena no es la única decisión que se ha tomado en la pequeña reestructuración del consejo de Túnels de Barcelona y Cadí Concesionaria. También se apea del órgano de dirección Matías Sebastián Burghardt, ejecutivo de Ardian, y le sustituye en el mismo Oscar Gasulla, directivo de Abertis.

El gestor de la sociedad en nombre de la cotizada, Ignacio Jesús Larrainzar, ha sido nombrado consejero además de continuar como secretario de la firma.

Pelotazo de BTG Pactual

Ardian participa en estas infraestructuras catalanas desde noviembre de 2014, cuando propició el pelotazo del BTG Pactual en Cataluña. El banco de inversión brasileño vendió su participación del 65% por el doble de precio que había pagado a la Generalitat durante su privatización, que había tenido lugar dos años antes. Obtuvo una plusvalía neta de 86,9 millones al cobrar 146,5 millones del fondo francés.

Abertis se encarga de gestionar una concesión de 25 años que aún le quedan 22 ejercicios de vida. BTG Pactual está en horas bajas desde la detención de su presidente y consejero delegado, André Esteves, y replantea su otra gran inversión en Cataluña: Aigües Ter Llobregat (ATLL).