Menú Buscar
Protesta ante la cementera Lafarge en Montcada / TWITTER

El TSJC retira la autorización a Lafarge, la cementera de Montcada

La justicia falla a favor de los vecinos de Can Sant Joan y anula los permisos que concedió la Generalitat a la compañía para operar

4 min

Victoria de los vecinos del barrio de Can Sant Joan contra la cementera de Montcada i Reixac (Barcelona), la histórica planta de Lafarge del municipio. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha retirado al grupo la autorización ambiental que le concedió el Departament de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat en 2015. Se trata de una autorización necesaria para fabricar este conglomerante en la localidad de la comarca del Vallès Occidental. 

El fallo señala que dicha autorización es nula porque se basó en un estudio de impacto ambiental de 2008 que considera que está fuera de normativa. Motivo por el que el TSJC también revoca la demanda de renovar la licencia que hace referencia a los efectos de los trabajos que se realizan sobre el medio ambiente. 

Medio ambiente 

El permiso resulta indispensable para poder utilizar biomasa como combustible tal y como ocurre en esta factoría. La primera ocasión en que se consiguió fue en 2008 y se renovó en 2015, dos procesos que ahora enmienda el alto tribunal catalán. Los residentes de Can Sant Joan denuncian desde hace 12 años los problemas que conllevan las emisiones de este centro de trabajo. Sus casas se encuentran a 150 metros de la incineradora del complejo industrial y nunca han cesado en su lucha para que la multinacional francesa eche el cierre.

"Queremos que la Generalitat retire los permisos a una empresa que perjudica la salud de los vecinos, porque la tenemos al lado", explicó a Crónica Global José Luis Conejero, portavoz de la asociación Can Sant Joan, después de que el juicio quedase visto para sentencia. Alega que muchos de los habitantes de Montcada sufren asma y otras enfermedades respiratorias y los vincula de forma directa a las emisiones de la cementera. Con todo, no cuentan con ninguna resolución judicial que ampare esta acusación que siempre ha negado la compañía. 

No es la primera ocasión que consiguen una victoria judicial relacionada con los estudios de impacto ambiental de la compañía. Los tribunales ya señalaron los defectos de los trámites burocráticos que se siguieron en 2010 en un proceso judicial que sigue vivo. No se espera que acabe en el TSJC. 

"Error de forma"

Tras conocer el fallo, Lafarge ha asegurado en un comunicado que la anulación de la autorización responde a un “error de forma en el proceso administrativo”. Lo atribuye a la Generalitat, a la que exige que corrija las deficiencias. De hecho, la secretaría de Medio Ambiente y Sostenibilidad de la Generalitat otorgó en diciembre de 2017 una renovación de los permisos ambientales que también se llevó ante los tribunales por parte de la asociación vecinal con el apoyo del Ayuntamiento de Montcada. El recurso que ahora se ha contestado. 

La filial del gigante LafargeHolcim también ha avanzado en el mismo comunicado a los medios que llevará a cabo "todas las actuaciones que sean necesarias" para la mejor defensa de sus intereses. Deja claro que la sentencia "no cuestiona de ninguna forma el adecuado comportamiento ambiental de la fábrica" de Montcada. Reivindica desde hace años tanto las medidas que ha aplicado en la factoría para ser lo máximo de sostenible posible como el impacto económico que la actividad genera en el territorio.