Menú Buscar
El presidente del TSJ de Cataluña, José María Barrientos, en su comparecencia en el Parlament / EFE

El TSJC afirma que tardará cinco años en resolver las demandas por las cláusulas suelo

El presidente del alto tribunal, José María Barrientos, carga contra la banca por judicializar unos conflictos que considera que han llevado al colapso de las salas

29.11.2018 17:22 h.
3 min

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), Jesús María Barrientos, afirma que tardarán como mínimo cinco años en resolver las demandas por presuntos abusos de la banca. Básicamente, en resolver cuestiones relacionadas con las cláusulas suelo.

El magistrado señala que en el ejercicio en curso se han presentado en Cataluña un total de 20.018 demandas, 15.219 de ellas en Barcelona. Esta cifra se debe unir con las 18.078 que se cursaron en el ejercicio pasado.

Colapso de los tribunales

“El sistema de justicia civil ha llegado a una situación de colapso que tiene un pronóstico muy negro”, ha sentenciado Barrientos. Reconoce que han fallado los cálculos que se hicieron para poner en marcha los juzgados especializados provinciales para atender las demandas sobre las cláusulas suelo. Se estimaba que esta partida atendería unos 9.000 recursos y se está cerca de los 40.000 procesos.

Solo en la sala de Primera Instancia 50 de Barcelona se han registrado 30.000 demandas en dos años, ha detallado el magistrado. Esta partida puede soportar un máximo de 900 procedimientos, “hecho que demuestra la dimensión de la catástrofe”.

Refuerzos “raquíticos”

El presidente del TSJC lamenta el “refuerzo raquítico” que han recibido para atender la oleada de reclamaciones. Los facultativos actuales permiten emitir de media unas 5.000 sentencias al año, cifra que contrasta con los litigios.

Además, las resoluciones no terminan con el proceso. De forma habitual tanto las entidades como los clientes que han promovido el recurso recurren a las audiencias provinciales si van en su contra.

Críticas a la banca

Barrientos reclama una “respuesta legislativa” ante el colapso de los tribunales. Carga también contra la banca española, ya que considera que ha fiado la resolución de los conflictos que mantiene con sus clientes a unos litigios judiciales a largo plazo. Critica que fuercen este vía aunque son conscientes de que pierden el 99% de los casos.

El responsable del TSJC pide a las Administraciones que mantengan “posiciones más comprensivas hacia el sistema de justicia”. Es decir, normas que eviten la judicialización de los procedimientos para evitar pagar a los clientes.