Menú Buscar
Donald Trump a su llegada el lunes a Londres para asistir a la cumbre de la OTAN / EFE

Trump castiga la compra de champán y queso en respuesta a la 'tasa Google'

Estados Unidos aumenta un 100% los impuestos a la compra de productos franceses porque París trata de conseguir que las tecnológicas no tributen solo en paraísos

3 min

Estados Unidos impondrá aranceles del 100% sobre la compra de productos franceses, como el champán o el queso, en respuesta a la tasa Google francesa con la que el país exigirá a las multinacionales tecnológicas, la mayor parte de ellas estadounidenses, que paguen un impuesto por los ingresos percibidos a cambio de sus servicios digitales.

El representante de Comercio norteamericano, Robert Lighthizer, ha indicado que, tras realizar una investigación, ha concluido que el impuesto francés es "incompatible con los principios vigentes de la política fiscal internacional y es inusualmente oneroso para las empresas estadounidenses afectadas", entre ellas Alphabet Inc, Facebook, Apple y Amazon.

Más países castigados

Lighthizer ha anunciado que Washington también estudia abrir investigaciones similares sobre los impuestos que aplica Austria, Italia y Turquía sobre los servicios digitales prestados por estas empresas.

La cadena de televisión local France 24 ha precisado que los nuevos aranceles norteamericanos recaerán sobre 63 productos franceses de distintas categorías, entre los que se incluyen el champán, los bolsos y el queso con un valor comercial aproximado de 2.170 millones de euros.

En defensa de la elusión fiscal

"La acción propuesta por Estados Unidos incluye aranceles adicionales de hasta el 100% sobre ciertos productos franceses", ha señalado en un comunicado la oficina de Lighthizer, que ha advertido de que esta decisión es "una señal clara de que su país tomará medidas contra los regímenes fiscales digitales que discriminan o imponen cargas indebidas a las empresas estadounidenses".

La respuesta surge cinco meses después de que Francia promulgara oficialmente --el pasado julio-- la conocida como tasa GAFA (por las iniciales de Google, Apple, Facebook y Amazon), su propia tasa Google, que fija la imposición del 3% sobre la facturación del negocio digital cuyas ventas mundiales sean superiores a los 765 millones a nivel mundial y a los 25 millones de dólares en Francia.

Hacia paraísos fiscales

Esta iniciativa obliga a las multinacionales a pagar impuestos en Francia por los beneficios que obtienen gracias a los internautas franceses y con la que el Gobierno francés esperaba recaudar unos 510 millones anuales. Hasta ahora, estas multinacionales derivan los beneficios obtenidos en un país hacia paraísos fiscales de manera que no solo pagan poco, sino que lo hacen fuera del territorio donde se generan.

Tras su entrada en vigor, el representante de Comercio de Estados Unidos --que depende de la Casa Blanca-- anunció el inicio de una investigación contra Francia por su tasa al considerar que se dirigía "injustamente" contra los gigantes estadounidenses.