Menú Buscar
Camiones aparcados en el área de Guissona (Lleida) ayer, miércoles 28 de febrero, durante la tormenta de nieve en Cataluña / EFE

Los transportistas estudian reclamar a la Generalitat por el cierre de carreteras

Las asociaciones del sector consideran "incalculables" las pérdidas económicas de parar 8.000 camiones durante 24 horas por la borrasca: sólo el gran consumo se dejó 20 millones

01.03.2018 00:00 h.
7 min

Los transportistas estudiarán pedir responsabilidades políticas y compensaciones patrimoniales a la Generalitat de Cataluña por el cerrojazo de carreteras de 24 horas entre el martes y el miércoles por la borrasca Emma. El sector del transporte ve "incalculables" los daños producidos por la prohibición de circular con motivo de nieve a los camiones de más de 7,5 toneladas, que dejó varados a unos 8.000 vehículos pesados que alimentan a comercios, fábricas y centros logísticos.

Según ha explicado Josep Lluís Aymat, secretario general de la Federación del Auto Transporte (Feat), "miles de camiones parados significa que centenares de industrias no pudieron operar sus cadenas de montaje y producción". Según el directivo, las afectaciones derivadas de la decisión del Servei Català de Trànsit "van desde los supermercados a la logística y la industria". Aymat ha recordado que "nunca en la historia se había tomado una medida de este tipo" en la región, que resultó "inútil" a la luz de que "se mantuvieron restringidas al tráfico carreteras en las que no nevó". El procedimiento, a su juicio, fue "desproporcionado y ocasionó un desastre económico".

"Alguien tiene que pagar"

La misma opinión expresó Eugenio Mañes, secretario general de Transcalit. "La gran pregunta ahora es quién pagará. Nos lo plantean muchos asociados --la patronal barcelonesa tiene 500 empresas afiliadas-- y seguro que lo debatiremos en la junta", ha avisado. Según Mañes, la notificación de la Generalitat de que los camiones no podrían circular el martes a partir de las cuatro de la tarde "les llegó una hora y media antes y tras de las declaraciones de Joan Delort, director general de Protección Civil, a una emisora de radio". Esa improvisación impidió avisar a los asociados y planificar los repartos.

"El transporte no puede pagar el hecho de que Cataluña no tenga infraestructuras preparadas para un temporal o que las autoridades sean incapaces de abrirlas cuando nieva", ha agregado. Ha abundado que las pérdidas por haber parado los transportes en áreas de servicio, arcenes, zonas de descanso y polígonos "ascienden a varios millones de euros". Desde su punto de vista, "se tenían que haber cortado carreteras de forma gradual y focalizada, habida cuenta de que el frente frío avanzó poco a poco". En paralelo, "convoyes de máquinas quitanieves con escolta de Mossos d'Esquadra podrían haber abierto la circulación".

La prohibición impactó en la distribución

Uno de los sectores más perjudicados por las restricciones a la circulación pesada en Cataluña durante casi un día fue el gran consumo. Aecoc, la asociación de fabricantes y distribuidores de industria y distribución, estima que sólo en este ámbito los perjuicios alcanzan los 20 millones de euros. "El consumidor quizá no lo perciba, pero la reposición de productos frescos --pescado, carne, verdura y lácticos-- es diaria. Si quedan parados en una carretera, se estropean. Y en algunas superficies empezaron a no encontrarse productos ayer miércoles", ha explicado el director de Logística y Transporte de Aecoc, Alejandro Sánchez.

"La asociación está totalmente comprometida con la seguridad vial. Pero la prohibición de la circulación fue desproporcionada. Afectó a la logística y alimentación industrial, con líneas enteras de producción paradas por falta de piezas o componentes y a la distribución, que no pudo entregar los pedidos programados", ha abundado el directivo. La organización, una de las mayores del sector y donde están representadas las principales enseñas, no se plantea pedir responsabilidades políticas ni patrimoniales, pero sí espera que el episodio de la borrasca Emma "sirva de aprendizaje". "En los países en los que nieva de forma habitual no cierran la circulación pesada de forma extensiva. De lo contrario, tendrían sus redes de carreteras a medio gas 200 días al año", ha concluido Sánchez.

Trànsit: "Lo volveríamos a hacer"

El Servei Català de Trànsit, no obstante, estaba ayer satisfecho de la resolución de cierre viario. "No se han producido incidentes destacables en la red viaria, lo que ya es indicativo de su éxito. Nunca antes se había optado por una actuación preventiva de este tipo. La medida se tomó ante la aproximación de un episodio meteorológico de nieve extenso e intensivo y a la luz de que el lunes ya hubo problemas en las carreteras C25 y C17 que implicaron a camiones", ha señalado su directora, Maria Eugènia Domènech, a este medio.

Domènech ha precisado que algunos tráficos "se dejaron pasar en función de su urgencia y de las condiciones de la vía, totalizando unos 60". Además, "se abrió un canal del 012 para gestionar los camiones cuyo contenido o urgencia debían gestionarse. Asimismo, se mantuvo interlocución en todo momento con las asociaciones de transportistas y grandes empresas de logística". ¿Volvería Trànsit a repetir el cerrojazo de vías? "Lo volveríamos a hacer. Ahora toca evaluar la medida con Protección Civil y quizá con los representantes de los sectores económicos implicados, a quienes agradecemos su colaboración. Pero hay que subrayar que conocían la predicción meteorológica y se les avisó, a algunos desde la pasada semana, de que existía la posibilidad de restricciones generalizadas en las carreteras", ha remachado.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información