Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Marcha de vehículos contra el ERE en Girbau / CCOO

Los trabajadores de Girbau protestan con una marcha lenta en Vic

La plantilla rechaza el ERE para 76 personas presentado tras el fracaso de la negociación por el convenio colectivo

3 min

Los trabajadores de Girbau han convocado este viernes una marcha lenta de vehículos contra el expediente de regulación de empleo (ERE) que afecta a 76 personas en la fábrica de Vic (Barcelona). El sindicato CCOO, mayoritario en el comité de empresa, tilda de "ilegal" el ajuste de personal aprobado por la compañía de servicios de lavandería profesional.

La concentración ha tenido lugar en el polígono Mas Bauló, a las afueras de la capital ausetana, donde están ubicadas las instalaciones del grupo comandado por la tercera generación de la familia Girbau. Se trata de la segunda acción de protesta después de que la plantilla se concetrase la semana pasada frente a la sede de la mercantil.

Conflicto laboral

La plantilla está en pie de guerra contra una reestructuración que coincide, además, tras la quiebra de las negociaciones por el convenio colectivo. Los trabajadores añaden que los despidos lleguen tras dos expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) presentados durante la crisis sanitaria.

Fuentes de CCOO sopesan incluso llegar a la huelga si la dirección no reconsidera su posición en un conflicto laboral que lleva enquistado desde que hace un mes empezaron las conversaciones entre las partes. La plantilla reclama medidas menos traumáticas para capear una coyuntura complicada fruto de la caída de pedidos por el impacto del Covid-19.

Golpe del Covid

En un comunicado, Girbau reconoce que ha sufrido "un significativo descenso en su facturación" a causa del parón turístico. La compañía añade que la recuperación de este sector "no se prevé hasta 2023 o 2024 y que, a la vez, está sufriendo importantes cambios estructurales, a raíz de la digitalización, por ejemplo, en el segmento MICE (viajes de negocios)".

Girbau ocupa a más de mil trabajadores en sus plantas de producción en España, Francia y China. La compañía presta sus servicios en más de cien países en el extranjero y cuenta con 16 filiales internacionales. En 2019, la sociedad facturó 182,5 millones de euros, un incremento del 7,2% respecto al ejercicio anterior.