Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Trabajadores de touroperadores en la puerta del Ministerio de Trabajo / EP

De touroperadores a fábricas de explosivos: las empresas que seguirán en ERTE sin pagar cotizaciones

Los agentes sociales consiguen incluir a sectores de vital importancia en el PIB español

6 min

Tras un acuerdo en el último suspiro entre patronal, sindicatos y el Ministerio de Trabajo, el Consejo de Ministros ha aprobado el Real Decreto-Ley que prorroga hasta el 31 de enero de manera automática los expedientes de regulación temporal por causas de fuerza mayor, así como la creación de dos nuevas figuras: los ERTE de impedimento de la actividad y los ERTE de limitación de actividad, a las que podrán acogerse todas las empresas, con exoneraciones bastante elevadas, que en algunos casos llegan hasta el 100%.

A pesar de que el Gobierno pretendía excluir a varios sectores importantes como la hostelería o el comercio, la CEOE consiguió incluirlos antes de que diera el inicio de la reunión de los ministros en Moncloa y la patronal se unió al pacto entre Trabajo y agentes sociales. 

Salvar el tejido empresarial

Según el Decreto-Ley aprobado este martes, la extensión de los ERTE está focalizado a esquivar “el daño que pueda haberse producido en el tejido productivo y el potencial de crecimiento” y “evitar la destrucción de puestos de trabajo y de la capacidad productiva del tejido empresarial y flexibilizar los mecanismos precisos, evitando cargas adicionales innecesarias”.

CEOE por su parte, cree que “este acuerdo permita garantizar la continuidad de la mayor cantidad de empresas y empleos posibles en una coyuntura económica tan adversa y dilatada en el tiempo”.

Todas las ramas del turismo, incluidas

En este contexto, el Gobierno ha dado a conocer todas las ramas empresariales que podrán seguir acogiéndose a ERTE hasta el próximo 31 de enero de 2021. Las sociedades relacionadas con el turismo, uno de los sectores más afectados por la pandemia, están incluidos en la lista elaborada por el Ejecutivo y a la que ha tenido acceso Crónica Global.

Así, las actividades de los operadores turísticos, agencias de viajes, aerolíneas, alquiler de medios de transporte aéreo, hoteles y apartamentos y alojamientos en general, transporte marítimo y alquiler de automóviles se han insertado en el documento aprobado este martes. 

El comercio gana la partida

El comercio ha sido el principal motivo de choque en las últimas reuniones entre Gobierno y patronal. El ministerio de Trabajo pretendía dejar fuera de las ayudas a un sector que, junto al de hostelería, representan a día de hoy en torno al 73% de los ERTE activos. Finalmente, la posición de CEOE ha resultado crucial para que se hayan integrado en la lista. 

Por tanto, el comercio al por mayor de cueros y pieles, alquiler de efectos domésticos, fabricación de instrumentos, textil, bisutería, joyería, estirado en frío y venta, fabricación de alfombras y moquetas y comercio de ordenadores y dispositivos electrónicos tendrán exoneraciones de hasta el 100% hasta enero.

De fábricas a artes gráficas

Además de las ramas anteriormente citadas, el Gobierno ha incluido al sector de la cultura y de los espectáculos (reproducción de soportes grabados y exhibición cinematográfica, artes escénicas, gestión de salas de espectáculos, actividades auxiliares de las artes escénicas y gráficas, fabricación de instrumentos, equipo fotográfico y actividades recreativas), a los parques temáticos, al transporte en taxi y al espacial, así como la edición de periódicos.

La industria también podrá extender los ERTE sin pagar cotizaciones hasta finales de enero y el Ministerio de Trabajo ha incluido a la extracción de minerales de hierro, fabricación de explosivos, a la producción de metales preciosos, actividades de fotocopiado y preparación de documentos y fabricación de óptica en dicha lista.

La hostelería no se incluye en la lista

Otro de los sectores que más ampollas levantó en la negociación entre Gobierno y patronal fue el de la hostelería, que finalmente se beneficiará de las exoneraciones hasta el año que viene, a pesar de no aparecer en el listado redactado por el Ejecutivo de Pedro Sánchez. La razón de la ausencia es que la norma señala  que si su facturación depende de alguno de los CNAE (ramas empresariales) y pueden demostrarlo ante la autoridad laboral sí pueden pedir exoneraciones.

“El Gobierno por fin ha entendido que sin este acuerdo habría sido una catástrofe. Habría echado por la borda el esfuerzo realizado estos meses, así como los más de 25.000 millones de euros invertidos hasta ahora en los ERTE y, por lo tanto, en el mantenimiento del empleo”, señalaba este martes Juan José Blardony, director general de Hostelería Madrid.