Menú Buscar
Carlos Torres, presidente del BBVA, una de las grandes corporaciones españolas / BBVA

Torres da un portazo a la era de FG en BBVA en plena ebullición del caso Villarejo

El banco deja de contar con históricos consejeros ligados al anterior presidente Francisco González y apuesta por un órgano ejecutivo con más mujeres

6 min

El presidente del BBVA, Carlos Torres, está dispuesto a iniciar cuanto antes una nueva era en la entidad y, para ello, nada mejor que comenzar a renovar las caras de un consejo de administración muy ligado aún a la larga etapa de Francisco González como presidente del banco. El movimiento coincide con el levantamiento del secreto de sumario sobre la pieza separada del caso Villarejo que protagoniza BBVA y que ha dejado al descubierto escabrosos detalles de la relación mantenida durante largos años entre la entidad y el excomisario de policía encarcelado.

La renovación del consejo de administración, anunciada este lunes y que será sometida a la aprobación de la junta de accionistas a mediados de marzo, viene a ser una revolución (supone cambiar la composición del 20% del órgano ejecutivo) aunque controlada. A los tres consejeros que abandonarán la entidad, Tomás Alfaro, Carlos Loring y José Manuel González-Páramo, les vencía este año el mandato y para articular su salida ha bastado con no llevar ante los accionistas su renovación, sin medidas traumáticas. Además, en el caso de González-Páramo la relación con el banco no se extingue ya que seguirá trabajando en calidad de asesor externo.

De posible sucesor a asesor

Sin embargo, al mismo tiempo se trata de la baja más significativa en el consejo. Nombrado por Francisco González como consejero en 2013 para que se ocupara del área de Regulación, González-Paramo fue una suerte de fichaje estrella por haber formado parte durante ocho años del consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE).

Tanto es así que incluso ha disfrutado de la categoría de consejero ejecutivo. Su nombre sonó muchas y repetidas veces para suceder a González en la presidencia del banco, junto con el de otro ilustre miembro del consejo,el exgobernador del Banco de España Jaime Caruana, al que el turno para renovar (o no) el mandato le llegará dentro de un año.

Consejeros históricos

Mientras, Loring y Alfaro acumulan 16 y 14 años, respectivamente, como consejeros del BBVA, con lo que han vivido en primera persona toda la etapa de Francisco González como número uno de la entidad. Esa etapa sobre la que comenzaron a extenderse negros nubarrones cuando el magistrado de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón comenzó a instruir la pieza separada del ‘caso Villarejo’ que relaciona al excomisario con la entidad financiera y que fue el principio del fin de FG al frente de la entidad financiera.

Con los ojos del BCE que tan bien conoce González-Páramo sobre la entidad, la sucesión se precipitó, lo que no impidió la imputación en la causa del propio banco como persona jurídica y de González y Torres, entre otros primeros espadas del BBVA.

El contenido del sumario sitúa a González en el epicentro de la relación con Villarejo, con labores de espionaje de por medio, en un escenario francamente incómodo que el ex presidente no ha dudado en desmentir además de presentarse prácticamente como una víctima de las andanzas del excomisario.

Nuevos criterios

Así las cosas, mientras el juez decide cuáles serán los siguientes pasos, Torres ha decidido cortar por lo sano, sin demasidas estridencias pero dejando claro que hay un antes y un después de la era FG y del caso Villarejo.

El proceso de maquillaje lo completa la incorporación al consejo para cubrir las vacantes de tres personas que aportan diversidad tanto de origen como de género a la entidad. Con la llegada de Ana Revenga (y la renovación, en este caso sí, de las consejeras Lourdes Máiz y Susana Rodríguez Vidarte), BBVA alcanza su objetivo de que al menos un tercio del órgano ejecutivo esté ocupado por mujeres.

Durante sus 23 años en el Banco Mundial ha desarrollado cargos de relevancia en áreas relacionadas con la sostenibilidad, el impacto social de la banca, la lucha contra la pobreza y por la igualdad. Valores muy en boga en los actuales estándares de gestión de la banca y que cada vez están siendo escrutados con mayor celo por parte de los inversores.

Portugal y México

El portugués Raúl Galamba y el mexicano Carlos Salazar aportan el otro elemento de diversidad, el que hace que el 40% del consejo vaya a estar en manos de extranjeros, principalmente provenientes de aquellos mercados en los que la actividad de BBVA cobra mayor relevancia.

Galamba ha desarrollado buena parte de su carrera en la consultora McKinsey mientras que Salazar pertenece al consejo de BBVA México desde hace quince años y ha trabajado para compañías de relevancia como Femsa, la embotelladora de Coca-Cola en Latinoamérica.