Menú Buscar
Vistas de la urbanización y de algunos de los residentes en Torre Vilana

Torre Vilana se consolida como el refugio residencial de los pijos de Barcelona

La urbanización de Núñez y Navarro posee viviendas que se venden a cuatro millones de euros o por las que se pagan 14.000 euros mensuales de alquiler

5 min

La urbanización promovida por la inmobiliaria Núñez y Navarro en las inmediaciones de la salida 7 de la Ronda de Dalt y metida en plena montaña de Collserola está cada vez más de moda entre famosos, empresarios y ejecutivos expatriados en Barcelona. Los intermediarios inmobiliarios de lujo confirman que “es lo más buscado en la actualidad”, tanto para comprar como para alquiler. Esos mismos expertos sitúan entre los dos y los cuatro millones de euros el precio al que se venden los lujosos inmuebles y entre 6.000 a 14.000 euros al mes las rentas de quienes optan por el alquiler.

Otro asesor inmobiliario subraya que el producto es único en Barcelona, lo que explica el tirón. “Son precios de la avenida Pearson”, agrega. El personal de seguridad que cuida de la urbanización asegura que cada día tiene visitas de intermediarios interesándose por pisos y casas disponibles, y también particulares, “desde hace un año que no paran”.

Dúplex equipados y con zonas comunes

Una breve visita a los portales especializados Idealista, Habitaclia o Fotocasa corrobora la oferta de Torre Vilana y los precios que citan los intermediarios del sector. Los expertos en viviendas de lujo y agencias de recolocación de directivos extranjeros aseguran que las unidades más deseadas son los áticos con terrazas ajardinadas y piscina con vistas a la ciudad, pero que hay menos de 20, así como los bajos dúplex con jardín y piscina también con vistas panorámicas, de los que hay otras 30 unidades.

No hay cifras exactas pero todas las fuentes consultadas apuntan a que un 75% de los residentes son de Barcelona y el 25% restante son extranjeros.

Revalorización de las inversiones

Los expertos opinan que desde la venta inicial de la urbanización en 2005 y la entrega de llaves en 2007 se acumula una revalorización de los valores de aproximadamente un 20% en las mejores unidades residenciales y se prevé un 10% más entre este año y el próximo por el tirón que vive la demanda en los últimos meses.

El éxito de la urbanización se produce por varias razones, pero principalmente por la localización, por las vistas, por la enorme zona verde compartida, por las piscinas comunitarias y privadas, por el exclusivo pádel interior, por el parque infantil… y sobre todo por la privacidad y la garantía de seguridad. De hecho, la de Núñez y Navarro es la única urbanización privada de la ciudad con un servicio de seguridad las 24 horas del día, con coche de vigilancia controlando el perímetro exterior y vigilantes acompañados por perros adiestrados por las noches.

Instalaciones interiores de Torre Vilana

Vistas de la urbanización barcelonesa Torre Vilana.

Por esta razón, se ha concentrado una retahíla de famosos e ilustres vecinos residentes en Torre Vilana, como la exmujer del futbolista de la Juventus Dani Alves Dinorah Santa Ana Da Silva; el entrenador del RCD Espanyol, Quique Sánchez Flores, y su novia, la top model Orsi Fehér; el excéntrico economista Xavier Sala i Martín; la pareja del momento, formada por Risto Mejide y Laura Escanes; el diseñador Custo Dalmau; el extenista Javier Sánchez Vicario; o Rafa Medina y Laura Vecino, desplazados a Barcelona por Amancio Ortega para trabajar en Massimo Dutti; el más cotizado de los abogados penalistas Cristóbal Martell; las prestigiosas especialistas en estética de la jet barcelonesa, las hermanas Saurinas; los representantes brasileños de Neymar y, según algunos de los residentes, todo el glamour nunca visto en Barcelona junto con altos directivos del entorno de La Caixa, así como empresarios de postín. El propio Josep Lluis Núñez y sus dos hijos viven allí. La familia promotora se reservó las últimas plantas de uno de los mejores edificios de la promoción, con probablemente las mejores vistas sobre Barcelona.