Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una mujer compra un boleto de la Grossa de Cap d'Any, una de las loterías de Cataluña / EFE

Torra sube el presupuesto de sus loterías para salvar la sangría de apostantes

El Govern destina más de 38 millones de euros a la Entidad Autónoma de Juegos y Apuestas

4 min

La Grossa de Sant Joan, la de Cap d'Any y el resto de juegos de azar que dependen de la Generalitat vuelven a recibir un balón de oxígeno. Esta semana se publicaban en el BOE dos hitos muy importantes para la Entidad Autónoma de Juegos y Apuestas (EAJA). El primero de ellos es que el Govern destinará 38,5 millones de euros para el organismo. El segundo es que se ha dado el visto bueno para la transformación de entidad autónoma de carácter comercial.

Este cambio de personalidad jurídica tendrá doble finalidad. Por un lado, crear un operador independiente en el ámbito de las loterías y, por otro, adecuar la estructura organizativa y el régimen jurídico de la entidad, para dotarla de mayor flexibilidad y para que pueda competir en el mercado de las loterías públicas en igualdad con otros operadores.

Menos apostantes

Con este panorama, la Generalitat ya trabaja para intentar relanzar los juegos de Loterías de Cataluña. Según la última memoria anual del juego en Cataluña, la cantidad jugada ha disminuido un 8% respecto al año anterior. En concreto, en 2018, los catalanes apostaron un total de 183.756.000 euros, mientras que en 2017 se rozaron los 200 millones.

La peor parte se la llevan los juegos restringidos, tal y como los denomina Loterías de Cataluña. Son los juegos de Supertoc y Binjocs. Ambos comportaron importantes descensos en la cantidad apostada. De hecho, apenas superan los 118.000 euros, y se juega un 16% menos.

Las 'grossas' salvan los muebles

No obstante, dos de las loterías más representativas de Cataluña, dos Grossas (una que se celebra a final de año y la otra en San Juan) aguantan el tirón y aumentaron las participaciones. Concretamente, la de diciembre consiguió recaudar un total de 30 millones y la de junio un total de 6,5 millones. Ambas representan un crecimiento del 8%.

Imagen de la Grossa / Loterías de Cataluña
Imagen de la Grossa / Loterías de Cataluña

A pesar de los crecimientos, aún falta mucho para que se vendan todas las papeletas. Por ejemplo, el año pasado en la Grossa de Sant Jordi el premio gordo quedó desierto, es decir nadie adquirió el boleto ganador, tal y como pasó en 2014 con la de fin de año.

Vuelta a la normalidad

Así, la nueva normalidad también llegará a las loterías de Cataluña y ya hay fecha para el sorteo extraordinario de la Grossa de Sant Jordi de 2020, que tuvo que suspenderse por la pandemia provocada por el coronavirus. Será el 26 de julio,

Con la recuperación de la operativa normal, se volverán a celebrar también los sorteos del 6/49 y el Trío y el pago de los premios en los puntos de venta autorizados y en la sede de Loterias de Cataluña

Menos puntos de venta

Uno de los motivos que respaldaría el descenso en la participación en las loterías catalanas podría ser que hay menos puntos de venta. A pesar del incremento que se produjo hace cinco años con la entrada en librerías o estancos, en 2018 hubo un retroceso de lugares donde poder apostar en alguno de los juegos de la Generalitat.

En el último informe, la EAJA informa que existen 4.093 puntos de venta por los 4.179 que existían en 2017. Este año, Caprabo se convirtió en el primer supermercado de vender todos los juegos de loterías.