Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El parabrisas de un coche destrozado por el granizo, un daño que en ocasiones el seguro no cubre / EFE

Tormentas, lluvias y granizo: qué cubre el seguro y cómo reclamar

Granizadas como la de La Bisbal d'Empordà han destrozado tejados, coches y cultivos que en muchos casos cuentan con una cobertura parcial

7 min

La meteorología de extremos ha dejado importantes destrozos este verano. La sequía, las tormentas, fuertes lluvias y reiterados episodios de granizo han provocado graves daños personales, como la trágica muerte de una niña en La Bisbal d'Empordà, y materiales, como roturas en vehículos, tejados destrozados y cosechas perdidas.

Algunos de estos bienes están asegurados, pero las coberturas están lejos de alcanzar todos los desperfectos. Lo más importante en estos casos es que el bien dañado esté asegurado, tener la póliza a mano para conocer las garantías con exactitud y reclamar lo antes posible, ya que el máximo legal para declarar el siniestro es de siete días.

Desperfectos en un techo de la Bisbal d'Empordà por el granizo, un fenómeno no siempre cubierto por los seguros / EP
Desperfectos en un techo de La Bisbal d'Empordà por el granizo, un fenómeno no siempre cubierto por los seguros / EP

Parabrisas y tejados

En el caso de tejados rotos y desperfectos en el hogar, las aseguradoras deben cubrir los daños, a no ser que solo se cuente con un seguro básico de responsabilidad civil, que solo sirve para indemnizar los perjuicios causados a otras personas y negocios. En cambio, "la mayoría de pólizas multirriesgo dan cobertura", señala Jordi Triola, presidente del Consell de Col·legis de Mediadors d'Assegurances de Catalunya.

Dependerá, eso sí, de las garantías contratadas. "Puedo contratar solo la garantía contra incendio y si cae granizo, no da cobertura", explica Triola, que aún así precisa que "los multirriesgo normalmente tienen garantía de inundación, responsabilidad civil, viento, lluvia y granizo".

El viento tumba árboles y farolas en Barcelona. El mal tiempo y el granizo han causado destrozos, no siempre cubiertos por el seguro / CEDIDA
El viento tumba árboles y farolas en Barcelona. El mal tiempo y el granizo han causado destrozos, no siempre cubiertos por el seguro / CEDIDA

En cuanto a los coches, el representante de los mediadores de seguros alerta de que "a día de hoy hay gente que no tiene los vidrios asegurados". Sin embargo, manifiesta que "el 99% de los seguros a todo riesgo incluyen el granizo directo", así como la cobertura de abolladuras. Si, por lo contrario, tenemos un seguro de terceros, dependerá de las garantías: si se incluyen los cristales, se obtendrá la indemnización o la reparación, y si además hay garantía de efectos climatológicos, se cobrarán los cristales y las abolladuras.

El parabrisas de un coche destrozado por el granizo, un daño que en ocasiones el seguro no cubre / EFE
El parabrisas de un coche destrozado por el granizo, un daño que en ocasiones el seguro no cubre / EFE

Conflictos con el seguro

Fenómenos como el granizo deben ser reclamados ante la aseguradora contratada. Fuentes de DAS Seguros indican que "a la hora de la aceptación o tramitación de siniestros, los asegurados pueden encontrar diversas dificultades que pueden llevarlos a quedar en ocasiones descubiertos, no solo en siniestros de meteorología adversa, sino en cualquier otro ámbito de cobertura".

Por ello, las aseguradoras especialistas ofrecen una cobertura específica de contraseguro en sus pólizas "en caso de no estar de acuerdo con la resolución del siniestro por parte de la compañía original o del Consorcio de Compensación de Seguros". Es decir, el ente público al que se acude cuando las causas del siniestro son acontecimientos extraordinarios, lo cual también incluye algunos fenómenos meteorológicos.

Una gran piedra de granizo, fenómeno no siempre cubierto por el seguro / METEOCAT
Una gran piedra de granizo, fenómeno no siempre cubierto por el seguro / METEOCAT

Eventos extraordinarios

Triola subraya que el granizo no se considera fenómeno extraordinario, por lo que no se debe reclamar ante el consorcio sino ante la aseguradora. Sin embargo, ejemplifica que "una inundación con un metro y medio de agua en una casa, un comercio o una industria o que se lleva un coche sí lo es", por lo que en este caso se debe acudir al consorcio, siempre que el bien dañado esté asegurado.

Desde DAS Seguros añaden que "si hemos sufrido daños materiales o personales por fenómenos atmosféricos extraordinarios, como por ejemplo inundaciones o vientos superiores a 120 kilómetros por hora, y nuestra aseguradora nos rehúsa la cobertura por tratarse precisamente de fenómenos de la naturaleza extraordinarios, podemos dirigir nuestra reclamación frente al Consorcio de Compensación de Seguros". En este escenario, se puede recurrir a a la garantía de contraseguro incluida en las distintas modalidades de los seguros de aseguradoras especializadas para que tramiten las gestiones de reclamación al consorcio.

Destrozos en un coche en la Bisbal d'Empordà por el granizo, fenómeno no siempre cubierto por el seguro / EP
Destrozos en un coche en la Bisbal d'Empordà por el granizo, fenómeno no siempre cubierto por el seguro / EP

Pérdidas en la agricultura

No ha sido un verano fácil para el sector agro catalán, que ha perdido gran parte de las cosechas por la sequía y las tormentas. "El siniestro más temido, más habitual y con más impacto es el granizo", sentencia Jaume Salla, técnico especializado en Seguros de JARC, que lo describe como "el principal riesgo que tienen los payeses". "Este verano ha habido varias, el mar está muy caliente y hay riesgo alto de pedrea", apunta.

Según el especialista de la asociación agraria, hay productores que no cuentan con ningún seguro, otros que tienen contratado un agroseguro para proteger sus cosechas y los que cuentan con garantía también para edificios como granjas o almacenes. La buena noticia para los que tienen el agroseguro es que "el siniestro por granizo lo tienen cubierto todas las pólizas".

"Hay cultivos que con otras garantías, algunos la helada no la tienen cubierta, pero el granizo, todos", zanja. Salla destaca la "desesperación" del sector ante las pedriscas, que han echado a perder hortalizas, maíz, uva y otras frutas. Y es que por más que algunas tierras estén aseguradas, "nunca se llega a compensar la pérdida total".