Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de un convoy de Metro de TMB / CG

Colau tropieza por segunda vez con la publicidad de TMB

La alcaldesa de Barcelona ve cómo la empresa de transporte es incapaz de armar un concurso limpio; un Tribunal detecta graves anomalías en la licitación

5 min

Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) da jaqueca a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. La munícipe ha quedado en una incómoda posición después de ver cómo la empresa de transporte tropezaba por segunda vez con el concurso de publicidad exterior de sus autobuses. La empresa metropolitana ha fracasado por segunda vez en tres años y, esta vez, un tribunal ha aflorado graves irregularidades.

Quien ha dado el aldabonazo de alarma es el Tribunal Catalán de Contratos del Sector Público (TCCSP). El fiscalizador, en una resolución con fecha a 20 de mayo [consultar aquí], anuló la adjudicación de la explotación de los soportes interiores, exteriores, digitales y audiovisuales a Exterion Media para tres años y seis meses por cerca de 40 millones de euros. Lo que es más, el ente retrotrajo las acciones de TMB al detectar que el contrato había sido asignado con graves anomalías. Ahora, según entiende este medio, el proceso sigue embarrancado, dejando en falso a Colau, que también preside el Área Metropolitana de Barcelona (AMB), administración de la que depende TMB.

Cuatro anomalías…

El nuevo embrollo lo afloró el TCCSP cuando estimó un recurso especial de Promedios, actual adjudicataria, que alertaba de que Exterion no acreditaba solvencia para una oferta de canon muy elevada (30 millones de euros). Hay más. En los tres argumentos más aceptados por el organismo que comanda Neus Colet, el fiscalizador advirtió de que no habrá seguimiento del contrato pese a lo oneroso de la oferta, detectó “vicios” en el informe de valoración e irregularidades –incumplimientos de la Ley de Contratos del Sector Público (LCSP)-- en los pasos previos a la adjudicación el 10 de diciembre de 2019.

Por todo ello, el controller de la contratación pública revirtió el procedimiento abierto, al que se presentaron Exterion Media, Promedios y JCDecaux. Dio la razón al recurrente y aguó las intenciones de multinacional propiedad del fondo británico Platinum Equity, que sí tiene la publicidad exterior de los autobuses de Madrid, Valencia y Sevilla, de entrar en Barcelona. En el caso de la Ciudad Condal, la firma se impuso a sus rivales con un canon muy elevado (los citados 30 millones), que superó al ofrecido por Promedios (26,7 millones) y JCDecaux (21 millones). También se impuso en los criterios subjetivos, lo que levantó las sospechas en el sector.

...que TMB ve una "cuestión formal"...

A colación de ello, TMB ha subrayado que "está analizando la resolución del Tribunal de Contratos para cumplirla en los términos indicados". La misma fuente oficial ha señalado que "cabe recordar que la resolución objeta cuestiones formales, pero no el fondo del proceso de licitación". 

La versión del operador metropolitano no explica, no obstante, que está pasando con la nueva redacción de las plicas, que Crónica Global entiende que avanza con fuerte contestación del sector.

…pero que suponen el segundo trompazo

Sea cual sea el estado del proceso, queda sobre el tapete otra cuestión tampoco menor: TMB, empresa participada (100%) por el Área Metropolitana de Barcelona, que preside Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, vuelve a tropezar por segunda vez en dos años con la licitación de la publicidad de sus autobuses. En octubre de 2018, la participada pública que pilota Gerardo Lertxundi ya tuvo que anular el mismo concurso ante los fallos que contenían las plicas de contratación. Aquella vez concurrieron a la licitación cero empresas, lo que enterró el procedimiento.

Ahora el conglomerado público encaja un segundo revés y lo hace entre graves indicios de irregularidades para entregar la explotación a Exterion Media. Queda con ello tocada la credibilidad del gestor del transporte público de Barcelona y su conurbación. Con lo que respecta al proceso, se abren tres escenarios: TMB desiste de la contratación; la compañía continúa con el proceso enmendando lo que era irregular según el Tribunal de Contratos o un órgano administrativo o judicial toma alguna decisión más respecto al mismo. Otra opción sería la exclusión de Exterion, habida cuenta de la temeridad factual de su oferta y las lagunas en la solvencia demostradas en este segundo proceso.

Destacadas en Business