Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Entrada a una de las tiendas de Primark / EUROPA PRESS

Las tiendas de Primark en España se salvan del plan de despidos de la cadena

La multinacional prevé la salida de 400 trabajadores en Reino Unido tras el mal arranque de 2022 por culpa de ómicron

3 min

Las tiendas de Primark en España quedarán al margen del plan de despidos de la cadena textil. Fuentes de UGT y CCOO han trasladado a Crónica Global que, por el momento, el propósito de la multinacional de adelgazar su plantilla no afectará a los cerca de 7.000 empleados que trabajan en suelo español.

El pasado 20 de enero, la marca informó de que tenía planes para suprimir 400 empleos como parte de una renovación del equipo de gestión en Reino Unido. La directora minorista de Primark en Inglaterra, Kari Rodger, señaló que "los cambios que proponemos brindarán una estructura de administración simplificada" y "brindarán más oportunidades para el progreso profesional".

ERTE frustrado

Pese a que las salidas se han anunciado después de un mal arranque de año para la marca, la firma ha vinculado el tijeretazo con un proceso de optimización interna.

Durante 2020 y 2021, Primark no ha ejecutado en España ningún expediente de regulación de empleo (ERE), al contrario que otros grandes del sector como H&M. Aunque en noviembre de 2020 la marca, que en marzo del mismo año se acogió a un expediente de regulació temporal de empleo (ERTE) tras el primer estado de alarma, tuvo que echar marcha atrás en un nuevo ERTE por el rechazo de la plantilla.

Mal arranque de 2022

La cadena textil irlandesa, perteneciente al grupo Associated British Foods (AB Foods), ha incrementado un 32% sus ingresos en las primeras 16 semanas de su año fiscal, que comenzó en octubre, hasta un total de 2.672 millones de libras (3.208 millones de euros). Pese a ello, las ventas de la multinacional continúan por debajo de los niveles precios a la pandemia, lastradas por el impacto de ómicron a finales de 2021.

En este sentido, el grupo ha indicado que sus ventas durante el periodo analizado se sitúan todavía un 5% por debajo del nivel registrado en el mismo intervalo de 2019. Además, la brecha se ha ampliado al 11% si se excluye el efecto del tipo de cambio y las variaciones en el perímetro contable de la compañía.