Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un bloque de viviendas en construcción / EP

Un ‘think tank’ liberal apoya la decisión del Gobierno contra la regulación del alquiler

El Instituto Ostrom señala que la ley que impulsa el PSOE, en perjuicio de Podemos, va en la buena dirección, aunque con “medidas que pueden ser regresivas”

7 min

Políticas públicas a favor del mercado, pero inclusivas para el conjunto de la sociedad. Es lo que defiende el think tank Instituto Ostrom, formado por empresarios y académicos catalanes, de talente liberal, que apoya la decisión del PSOE --que se podría imponer en el Gobierno-- para plasmar en la Ley por el Derecho a la Vivienda el rechazo a la regulación del precio del alquiler y la defensa de otras vías que logren casar el interés de los propietarios y el derecho a una vivienda por parte de los más desprotegidos.

Contra corriente en Cataluña, y a pesar de que el Instituto Ostrom ofreció un elaborado informe sobre vivienda al Gobierno catalán --que fue rechazado--, este think tank aplaude la decisión del ministro de Transportes y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, que ha formulado un anteproyecto de ley que choca con las tesis de Podemos, así como también de Junts per Catalunya, ERC y la CUP, que defienden esa limitación en el precio de los alquileres.

Desgravaciones por alquilar

Ábalos apuesta por una modulación de una medida que ya se aplica en España, como es la reducción del 60% en el IRPF para propietarios que alquilen sus viviendas. Lo que se haría ahora es extender esa reducción hasta el 90% en el caso de que los propietarios rebajen en un 10% el precio del alquiler en las zonas que se denominan tensionadas, y en las que los precios son demasiado altos con una demanda también alta, por la falta de vivienda de alquiler asequible.

El Instituto Ostrom cree que esa es una buena medida, pero señala algunas objeciones. Lo asegura el analista de negocios y miembro del think tank Pol Borrellas. A su juicio, lo que proponen los socialistas, a falta de intentar consensuarlo con Unidas Podemos, es positivo, en el sentido de que no limita de forma directa el precio de los alquileres. Pero “no es ideal y podría ser regresivo”. ¿Por qué? Lo que está en juego es la equidad entre todos los actores del sector. “En las zonas tensionadas, la bonificación del IRPF en la renta del alquiler es de un 90% de forma universal, al margen de la renta del inquilino, que se puede beneficiar de las bonificaciones, que se acabarían pagando con impuestos de todos”.

Portugal como ejemplo

La inspiración de la medida de la parte socialista del Gobierno llega desde Portugal. Esas bonificaciones, por parte de otro Gobierno de izquierdas, guardan relación con las rentas de los arrendadores. Se aplican si el inquilino tiene una renta inferior a los 35.000 euros anuales, o 45.000 en el caso de más de un inquilino. La idea del Instituto Ostrum es que es menos regresiva en Portugal, porque “no subsidia a inquilinos de renta alta”.

El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, habla sobre los desahucios / EP
El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, hablando sobre los desahucios / EP

El think tank liberal apuesta por ir al problema real y proteger “a los más vulnerables”. Es decir, que los subsidios para pagar el alquiler se ofrecieran a los que realmente estén “en una situación de emergencia habitacional, sin alternativas después de un desahucio”, y para quienes las administraciones no puedan ofrecen una vivienda temporal, sea pública o un albergue.

Las medidas del Gobierno

La propuesta de Ábalos podría prosperar en el Congreso, aunque con socios diferentes a Unidas Podemos --lo que podría ser un grave riesgo para la estabilidad del Ejecutivo de Pedro Sánchez--, ha tenido presente algunas de las objeciones del Instituto Ostrum. Aunque lo hace desde la posición del propietario. Si el inquilino es un joven entre 18 y 35 años, y el propietario alquila la vivienda a un precio “limitado”, la reducción en el IRPF será del 70%. Y si destina esa vivienda a algún programa de alquiler social, también se reduce un 70%. Sólo en el caso de que baje el precio del alquiler en un 10% en esas zonas tensionadas --que designan los ayuntamientos o las comunidades autónomas-- la reducción será del 90%.

El consejero de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat, Damià Calvet / EP
El consejero de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat, Damià Calvet / EP

¿Cuál es el argumento de los socialistas? La idea de Ábalos es que se hace compatible la contención de los precios de alquiler de vivienda con un incremento del stock de la oferta existente --al contrario de lo que ha sucedido con el decreto de vivienda catalán, que ha reducido la oferta-- y que, además, se cumple el compromiso con Unidas Podemos, algo que no comparte la formación que lidera Pablo Iglesias, convencido de que antes de su salida del Gobierno, para encabezar la candidatura de la formación en la Comunidad de Madrid, debe resolver esa cuestión.

Las regulaciones de precios no funcionan

El meollo del asunto es que las regulaciones de los precios de alquiler no han funcionado. Ese es el argumento de los socialistas y del Instituto Ostrum, que ha elaborado un proyecto ambicioso sobre todo el sector. Y que se hizo llegar a los miembros del Govern que, sin tenerlo en cuenta, impulsaron un decreto que ha sido objetado por el Tribunal Constitucional. La medida de forzar a los grandes tenedores a destinar sus propiedades al alquiler social choca con el Tribunal Constitucional (TC).

El Gobierno lo tiene claro: “Los sistemas de regulación de rentas ensayados en Alemania o Francia no han demostrado eficacia”. Y en Cataluña esa posición ha encontrado, con matices y algunas propuestas alternativas, un respaldo en el Instituto Ostrum, que recoge el nombre de la primera mujer galardonada con un Premio Nobel de Economía, la norteamericana Elinor Ostrom.

Destacadas en Business