Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de una tractorada de Unió de Pagesos en Cataluña / EP

La pugna entre Asaja y Unió de Pagesos tensiona el campo catalán

El sindicato nacional presenta una demanda ante el TSJC por la ausencia de voto por correo en las elecciones agrarias

7 min

El sistema de votación de las elecciones agrarias catalanas ha terminado ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). El sindicato Asaja --minoritario en la comunidad pese a su liderazgo en el territorio español-- presentó ayer una demanda y una solicitud de medidas cautelares --que fueron desestimadas el martes a última hora de la noche-- para dejar en suspenso la cita electoral de los próximos 25 y 26 de marzo.

¿El motivo? La apuesta exclusiva por el voto electrónico. En declaraciones a Crónica GlobalAlbert Castelló, coordinador de Asaja en Cataluña, ha tildado de "antidemocrático" el procedimiento pilotado por la Consejería de Agricultura. La ausencia de voto por correo y de voto presencial, así como la presunta falta de garantías en las mesas, son los argumentos esgrimidos por la entidad para reclamar una revisión del proceso.

"Una república bananera"

"La convocatoria diseñada por el Departamento es propia de una república bananera. Si hemos podido votar el 14F de forma presencial y por correo, ¿por qué no podemos hacerlo ahora?", se pregunta Castelló. El portavoz considera que restringir canales para emitir el voto resta derechos a los electores, por eso pide la paralización o el aplazamiento de los comicios para escoger a los miembros de los órganos de representación del agro.

Pese a que el modelo que se activará dentro de un mes fue aprobado por unanimidad en el Parlament --en la ley 17/2014 que suprimió las antiguas cámaras agrarias--, Castelló asegura que no se tuvieron en cuenta las alegaciones presentadas por Asaja. Fuentes del área de gobierno dirigido por Teresa Jordà (ERC) puntualizan que la reforma se pactó con las asociaciones que obtuvieron delegados en los anteriores comicios a la mesa agraria celebrados en 2016 --en las que Unió de Pagesos obtuvo el 56,78% de apoyos, seguido de la Jarc (27,50%) y Asaja (12,83%)--. Pero añaden que también se contó, pese a no ser prescriptivo, con el posicionamiento de Asaja.

Agricultores en un campo del Penedès / EFE

 

Agricultores en un campo del Penedès / EFE

Pugna entre sindicatos

Tras esta actuación judicial se encuentra el conflicto entre Unió de Pagesos, organización mayoritaria en la comunidad, y el sindicato de alcance nacional. Castelló no esconde esta pugna: "En 2016, se modificó al alza el umbral para acceder a los órganos agrarios. Se pasó del 10% al 15%. Esto se hizo por voluntad de Unió de Pagesos". Además, augura que hay peligro de que se "manipule el voto" en los puntos de sufragio.

Desde la contraparte se rebaten estas acusaciones. Joan Caball, coordinador nacional de Unió de Pagesos, explica que el aumento consignado en la norma catalana se hizo para parangonarla con la legislación española, donde ya se exigía ese tanto por ciento. Además, destaca la innovación adoptada por el campesinado: "Otros territorios de España se han interesado por el modelo y estamos satisfechos de ser líderes en su aplicación".

Sistema con garantías

Caball añade que se trata de un mecanismo óptimo dada la dispersión geográfica de los votantes y recuerda que la empresa externa AGTIC Consulting auditará los resultados. Para el portavoz, el sistema cumple los máximos estándares: "Cualquier entidad puede nombrar apoderados y se podrá votar presencialmente, si bien a través de un ordenador".

Y deja caer que quizá lo que incomoda a Asaja es que en la región se haya aprobado un procedimiento más preciso que rebaja la sobrerrepresentación del sindicato español en otras zonas de la Península.

Salario Mínimo Interprofesional para el sector de la agricultura

 

Un trabajador del sector agrícola

Proceso complejo

Dimes y diretes que anteceden un test de estrés para el campo catalán. Se trata de la primera ocasión en que se probará un complejo engranaje electoral durante dos días consecutivos. El 25 de marzo podrán votar las personas jurídicas (que solo podrán votar en remoto) y las personas físicas en 209 puntos TIC presenciales o también a través de Internet mediante un mecanismo de validación biométrico o certificados digitales. El siguiente día, el 26 de marzo, solo podrán votar las personas físicas en 67 puntos de asistencia y también mediante el voto a distancia.

Un interlocutor de la Jarc (Joves Agricultors i Ramaders de Catalunya), que se desmarca de este contencioso entre Asaja y la Unió de Pagesos, subraya que se trata de un "reto importante para el sector, por lo que estamos difundiendo las distintas formas de votación para lograr una amplia participación".

Propuesta de la Jarc

"Actualmente casi todas las empresas tienen certificado digital --necesario para participar en el procedimiento--, pero estamos poniendo todos nuestros recursos de forma gratuita para facilitar la obtención del certificado digital por parte de las personas físicas", señala.

Por último, el sindicato considera que los puntos TIC compensarán el envejecimiento de una profesión que, además, en ocasiones vive en lugares con mala conexión. En cualquier caso, lo que se preveía como el estreno de una tecnología innovadora, ha terminado tensionando el campo catalán.