Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica / EP

Telefónica negocia con Liberty para crear un gigante en Reino Unido y retar a BT

La compañía dirigida por Álvarez-Pallete está interesada en sumar a su franquicia británica, O2, las líneas fijas de la filial de Virgin

3 min

El pasado viernes, Bloomberg avanzó que Telefónica y Liberty Global estaban negociando una posible fusión en Reino Unido para crear un gigante de las telecomunicaciones y hacer frente a British Telecom. Los rumores acrecentaron durante el fin de semana y este lunes la teleco española ha confirmado las conversaciones.

A través de un Hecho Relevante, Telefónica ha indicado que el proceso iniciado por ambas partes “se encuentra en fase de negociación”. No obstante, la compañía asevera que no es posible, de momento, “garantizar” los términos y el final con acuerdo con éxito. 

Subidón en Wall Street

La posibilidad de que Telefónica uniese sus fuerzas con Liberty, filial en telecomunicaciones de Virgin, provocó una subida en las acciones de Estados Unidos hasta un 6,3% en Wall Street. Unos incrementos que validaban las negociaciones entre ambas corporaciones.

Telefónica presenta este 7 de mayo los resultados trimestrales por lo que podría entrar en los planes de la teleco anunciarlo durante esta semana. La compañía ha indicado, que de llegar a un acuerdo, “comunicará dicha información a los mercados”, concretamente a la CNMV.

Hacer frente a BT

Según informaba la agencia, el acuerdo supondría la integración de telefonía móvil, como es O2 --propiedad de Telefónica--, con uno de los gigantes de banda ancha fija en Reino Unido, como Virgin Media, todo con la meta de hacer frente a la principal operadora de dicho país, British Telecom.

La filial de la empresa española cuenta con 34,5 millones de clientes, puesto que en 2013 ya se deshizo su negocio de banda fija, algo que ahora busca en el acuerdo con Virgin, que cuenta con 3,3 millones de clientes de móviles y seis millones de contratos de banda ancha fija. 

Viejo anhelo 

Esta es la segunda vez que ambas compañías se sientan en una mesa para negociar puesto que Virgin ya quiso comprar O2 si a Telefónica no le dejaban vender su filial al conglomerado Hutchison, algo que terminó sucediendo porque Bruselas vetó la venta por posición de dominio.

La operación, por tanto, no pilla de nuevas a Álvarez-Pallete en Reino Unido. Ya en 2018, en una conversación con diferentes analistas, Ángel Vilà, consejero delegado de Telefónica recalcó que la convergencia en el Reino Unido estaba "impulsada por la oferta más que por la demanda", y sin que ésta "creciera a la velocidad de otros países".