Menú Buscar
César Alierta, presidente de Telefónica, en la junta general de accionistas de 2015

Telefónica mantendrá las inversiones para convertirse en un gran operador audiovisual

César Alierta presenta el nuevo plan estratégico de la compañía y asegura que sus competidores actuales son todos estadounidenses

Redacción
6 min

Telefónica mantendrá el elevado nivel de inversión de los últimos años con un objetivo: convertirse en uno de los cuatro principales operadores del mundo del sector audiovisual. El presidente del grupo, César Alierta, presentó este lunes la confirmación del cambio de foco de interés del grupo, que pasará de ser una simple teleco de voz a competir directamente con los grandes “operadores de medios audiovisuales del mundo”.

Este es el principal reto del nuevo plan estratégico que estará vigente en la compañía hasta 2020, cuyo lema es Estamos contigo. Mantener el músculo inversor significa movilizar de nuevo más de 55.000 millones que ha destinado en tan sólo cuatro años para crecer. El 17% más que el periodo anterior y en plena crisis.

Competidores estadounidenses

Alierta aseguró que Telefónica tendrá los mejores contenidos audiovisuales de habla española y portuguesa del mundo. En cuanto a los competidores, afirmó que sus principales rivales actuales son estadounidenses. Considera que a todo el mundo “le gusta lo mismo que a los americanos” y los australianos, aunque reconoció que no le preocupa mucho el papel que puedan ejercer las empresas del sector de ese país.

Para alcanzar el nuevo gran reto del grupo español, el directivo indicó que las recientes adquisiciones de GVT, e-Plus y Digital han demostrado que presentan un potencial de crear sinergias “muy superior al que se esperaba” hace tan sólo un año. Subrayó a título de ejemplo que la actividad de Telefónica en Alemania va “claramente por encima de sus expectativas”. 

Éxito del fusión en España

En cuanto al mercado español, la principal mejora de la posición “competitiva” del grupo se debe al lanzamiento de los planes fusión, los servicios integrados que ofrecen al cliente telefonía fija, móvil, conexión a Internet a gran velocidad (o no, según la preferencia de cada uno) y el acceso a su plataforma de televisión privada.

“Ha cambiado las reglas del juego”, sentenció. Incluso sacó pecho de que la red de fibra instalada en España sea una de las mejores de toda Europa.

Mejorar la satisfacción del cliente

En cuanto a asignaturas pendientes, el presidente de Telefónica entonó de nuevo el mea culpa por el bajo grado de satisfacción del cliente. Se mostró confiado en poder conseguir ofrecer “más de lo que necesita o de lo que piensa que necesita”.

Por ello, directamente, la empresa plantea en el nuevo plan estratégico vincular el grado de satisfacción de los clientes a la compensación variable de los empleados. Esta paga incrementará hasta el 20% a partir de 2016, pero sólo se devengará si se pasa el examen del nivel de servicio ofrecido a los clientes. Y serán ellos los que lo evalúen.

Garantía de seguridad

Aparecen seis elementos claves en la nueva hoja de ruta que emprende la compañía. Tres de ellos se centran en una propuesta de valor --conectividad excelente, oferta integral y valores y experiencia del cliente-- y el resto en las habilidades que se deben desarrollar --Big Data e Innovación, Digitalización de extremo a extremo y asignación de capital y simplificación--. Alierta aspira a monetizar en los próximos años el fuerte crecimiento del tráfico de datos que han previsto en el plan.

Todo ello, con la garantía de seguridad y privacidad que se demanda. La operadora también debe poner el acento en garantizar el tráfico de información entre los 50.000 millones de máquinas que se prevén que estén conectadas en 2020.

Carga contra las OTT

Alierta aprovechó la ocasión para cargar contra la legislación vigente en el sector. Destacó que Telefónica mantenía su esfuerzo inversor pero que lo hace con desventaja respecto al avance de las operadoras libres, las denominadas OTT por sus siglas en inglés.

De forma taxativa manifestó que tiene “bemoles” que empresas como Telefónica deban pagar por usar el espectro y las OTT no pongan “ni un duro” por la misma actividad.

Nuevo mundo digitalizado

También criticó que el resto del mercado esté “en la higuera” al no reconocer la importancia de la digitalización. Incidió que Telefónica está en el “epicentro” de un nuevo mundo “mucho mejor, más igualitario y mucho más potente” que se enfrenta a un desarrollo “no exponencial, sino hiperbólico” que ofrece oportunidades aún no se pueden vislumbrar, pero que se sabe que vendrán”.

Afirmó sin tapujos que la compañía que dirige se ha “ganado a pulso” ser el “mejor y único” aliado para digitalizar la economía de los países en los que está presente y criticó, en clave española, que se penalizara a la empresa “por invertir” en el futuro. Hizo referencia de esta forma, entre líneas, a las multas que ha recibido en los últimos tiempos.