Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Logo de Telefónica en la sede de Madrid / EP

Telefónica contempla otro plan de bajas voluntarias en España

Los últimos resultados apuntan a un deterioro del negocio en el mercado nacional como consecuencia de la presión de las operadoras de bajo coste

3 min

Las condiciones del mercado de las telecomunicaciones en España hacen que Telefónica se haya planteado poner en marcha un nuevo plan de bajas voluntarias entre su plantilla, tras el acometido en pasados trimestres y los expedientes de regulación de empleo (ERE) llevados a cabo por sus competidores Vodafone y Orange.

Por el momento, tanto la compañía como los representantes de los trabajadores no se han pronunciado al respecto. De hecho, los principales sindicatos aseguran no haber recibido aún convocatoria alguna por parte de Telefónica para sentarse a negociar sobre un proceso de este tipo.

El reflejo en los resultados

Una información publicada por El Confidencial señala que la medida que plantea Telefónica podría afectar a unas 3.000 personas, es decir, aproximadamente un 15% de la plantilla.

Los últimos resultados publicados por la operadora que preside José María Álvarez-Pallete reflejan resultados inferiores a los previstos en el caso del mercado español, lo que fuentes del sector atribuyen a la feroz competencia que se ha establecido con las ofertas de las compañías de bajo coste.

Pérdida de líneas

Las estadísticas oficiales publicadas por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) afloran que los operadores dominantes pierden paulatinamente líneas en favor de los nuevos actores del mercado que lo han inundado con agresivas ofertas a la baja.

En los meses anteriores, Vodafone y Orange anunciaron sendos ERE que afectaron en total a cerca de 900 trabajadores de sus filiales en España, algo que encendió las alarmas entre los sindicatos debido a los efectos que está teniendo este modelo.

Alarmas encendidas

Aunque los procesos se han negociado de forma convencional con los representantes de los trabajadores y se ha dado prioridad al criterio de voluntariedad, lo cierto es que la situación en el sector ha generado inquietud también entre los principales operadores, que ya han advertido sobre los riesgos de contar con demasiados actores en el mercado.

Por el momento, las acciones de Telefónica apenas registran movimientos en la sesión de este jueves. Desde que comenzó 2021, su cotización se ha elevado algo más de un 27%, estimulada por el respaldo de los inversores al proceso de reducción de deuda y la rápida recuperación de la crisis de sus principales magnitudes.