Menú Buscar
Dispositivos de las marcas chinas Xiaomi, Oppo y Huawei ante el acceso al Mobile World Congress (MWC) de Barcelona / CG

Las tecnológicas chinas sufren un revés en sus cuentas tras su recién estrenado año nuevo

El Mobile World Congress y la feria holandesa eran un pilar fundamental para las ventas de sus productos

5 min

El coronavirus, además de las víctimas mortales y de los infectados que se recuperan en hospitales, se ha llevado por delante una buena parte de las proyecciones económicas en China.

Los primeros análisis de expertos económicos indican que “la propagación del virus costará a la economía mundial más de 280.000 millones de dólares en los primeros tres meses del año, poniendo fin a un periodo de crecimiento mundial de 43 trimestres”, alertaba un informe difundido este lunes por la consultora Capital Economics.

Retroceso del PIB chino

Por otra parte, desde Oxford Economics estiman que el Producto Interior Bruto crecerá este año un 5,4%, frente al 6% previsto antes de la aparición del brote. El impacto para el mundo será de unos 0,25 puntos porcentuales menos.

Esto se traduce en cuantiosas pérdidas para las empresas chinas. El Gobierno del país asiático restringió la apertura de las fábricas por lo que la producción, tal y como explica José Benito, trabajador de Inusual Comunicación Innovadora, es de “apenas el 20%”.

Importancia de febrero

Además, hay algo que tiene en vilo a las grandes tecnológicas del país tras el brote de coronavirus. A los empresarios les preocupan las cancelaciones del Mobile World Congress y de las posibles ferias que se puedan contagiar en Europa, ya que para ellos es fundamental este tipo de eventos en estas fechas.

China estrenó hace escasas semanas el Nuevo Año Chino, por lo que “el evento que se celebra en Amsterdam y el que estaba programado en Barcelona son de tremenda importancia para hacer negocios y caja durante el primer trimestre de 2020”, afirma Benito. 

Marcando agenda

Basta con repasar la posición adoptada por las empresas chinas. Ninguna se ha querido bajar del Mobile World Congress. El caso más claro es el de Huawei, que mantiene agenda y abrirá en Barcelona su gran tienda en pleno centro de la ciudad. 

En este sentido, José Benito, que ha pasado buena parte de su carrera profesional en China para firmas tecnológicas, señala a Crónica Global que, en Amsterdam, se ve la “preocupación de las empresas del país porque ven que sus plantas están cerradas y no pueden competir”. De hecho, los grandes beneficiados son los países como Corea del Sur, que tienen sus operaciones al 100% y ofrecen productos similares a los de las tecnológicas de dicho país.

Presentaciones

Además de la apertura de la tienda de Huawei, otras firmas chinas aprovecharán su estancia en Europa y realizarán sus presentaciones. Aunque, eso sí, fuera del Mobile World Congress.

Realme, empresa que ha aterrizado en España para competir con Xiaomi, realizará desde Madrid (vía streaming) la presentación de sus nuevos dispositivos. La propia Xiaomi también presentará el Mi10 y Oppo hará lo propio con el Find X2.

Pérdidas en Bolsa

Los mercados también han acusado el brote de coronavirus y las bolsas mundiales cayeron en picado durante las primeras jornadas del año.

Si nos vamos a China, el Gobierno chino se vio en la necesidad de facilitar liquidez en empresas del Shangai Composite después de que sufriera una caída del 8%.

Alibaba advierte de su impacto

Por otra parte, el gigante chino Alibaba presentó este miércoles sus resultados. Las ventas en el negocio principal de comercio aumentaron un 38%, hasta 141.480 millones de yuanes (20.260 millones de dólares) en su tercer trimestre fiscal, que finalizó el 31 de diciembre, mientras que los ingresos en su unidad de computación en la nube aumentaron un 62%, hasta 10.720 millones de yuanes (1.535 millones de dólares).

Además, reconoció el impacto negativo que tendrá el brote de coronavirus en sus cuentas: “En respuesta al coronavirus, movilizamos las poderosas fuerzas de comercio y tecnología del ecosistema de Alibaba para apoyar plenamente la lucha contra el brote y garantizar el suministro de las necesidades diarias de nuestras comunidades. También hemos introducido medidas prácticas de ayuda para nuestros comerciantes".