Menú Buscar
Imagen de la asamblea de desconvocatoria de la huelga de taxistas en Barcelona / EFE

¿De qué ha servido la huelga de los taxistas en España?

Los transportistas han logrado una victoria simbólica: mostrar que pueden bloquear ciudades y doblegar a todas las administraciones

03.08.2018 00:00 h.
8 min

Es la pregunta que queda ocho días después de la gran huelga del verano en España. ¿De qué ha servido el paro indefinido de los taxistas? La única gran victoria de los conductores ha sido simbólica, según diversas fuentes. El consenso es que el colectivo ha demostrado que puede bloquear las ciudades y doblegar a todas las administraciones.

Así lo ve, por ejemplo, Rosa Guirado, abogada, economista y fundadora de Legal Sharing. "La protesta ha demostrado que los taxistas tienen poder, lo pueden usar y ninguna administración es capaz de enfrentarse a ellos para defender la libre competencia", ha razonado en conversación con este medio. Según la letrada, la movilización, con episodios salvajes como la ocupación de La Castellana en Madrid o la Gran Vía de Barcelona o los ataques a vehículos de alquiler con conductor (VTC), los que utilizan Uber y Cabify, ha tenido otro efecto: "Ha demostrado la poca cultura de competencia que hay en España", ha lamentado.

Habrá una batalla legal

Guirado ha augurado una "batalla legal" por la promesa del Ministerio de Fomento de compartir competencias sobre las VTC con las autonomías y éstas con los ayuntamientos. "Se hace para tener más cerca al regulador, que será un consistorio, influir sobre él y capturarlo", alerta la abogada. La también economista ha advertido contra la tentación de las administraciones de quitar licencias VTC de las calles para volver al equilibrio 1:30 con los taxis. "Fueron permisos legalmente obtenidos. Imponer una segunda licencia urbana y negarla porque la ratio está superada sería gravísimo: supondría una expropiación". Todo ello sin tener en cuenta que la ratio 1:30 "se sobrepasó porque se liberalizó el mercado de 2009 a 2015", por lo que no rige a nivel de calle. "No es retroactiva, no aplica a las nuevas licencias", recuerda Guirado.

Una opinión similar tiene Eduardo Martín, presidente de la patronal Unauto. "Lo que ha salido de esta huelga es inaceptable. Se trata de forzar a una administración a que regule a favor de un sector económico contra otro para defender un monopolio", ha valorado. En su opinión, Fomento cometió un error iniciático el jueves 26 de julio, segundo día de huelga, cuando retiró el recurso contencioso contra el reglamento metropolitano que aprobó Ada Colau contra Uber y Cabify en junio. "Los taxistas olieron sangre, se crecieron y vieron que podían ganar", ha señalado.

En septiembre se verá

¿Lo han hecho? Se han alzado con la victoria? "En septiembre, cuando Fomento ceda competencias a las comunidades autónomas para autorizar o denegar permisos VTC, veremos el alcance del desastre. De momento, lo que creemos es que el ministerio está haciendo algo ilegal: abriendo la puerta a imponer una doble licencia", ha agregado, ahondando en la teoría de que se viene una larga batalla judicial.

En la misma línea que Rosa Guirado, Martín ha criticado que las administraciones "se pusieran de perfil" ante lo que les venía encima. "Nadie ha salido a defender unas autorizaciones que se consiguieron legalmente. O a decir que la proporción de un permiso VTC por cada 30 de taxi ya está blindada a nivel de ley y ratificada por el Tribunal Supremo. Lo que quieren es erradicar a la competencia", ha avisado Martín.

"Es como si se metieran en tu casa"

Tras el panorama de después de la batalla de ocho días del taxi, ¿cómo respiran las empresas del sector? "La huelga ha servido para mover cosas. No se ha conseguido todo lo que se pedía, pero sí mover las posiciones. Se ha visto que en movilidad, un operador no puede venir a un lugar a competir con tarifas libres que suben astronómicamente cuando llueve y tributar en los lugares que él desea", resume Pedro Barrera, socio fundador de Taxi Ecològic, en una referencia velada a Uber y Cabify.

¿No ha levantado el taxi un dique contra la libre competencia? "En absoluto. Lo que no se puede hacer es competir sin tener en cuenta si hacen falta más vehículos --en Barcelona hay 11.500 licencias y 14.000 conductores-- y con la reglas que uno quiere", ha abundado el directivo.

"Aceptamos la autocrítica --ha continuado Barrera--, desde luego. El taxi debe mejorar su servicio. Pero lo que no puede ser es que alguien crea que metiendo a 4.000 nuevos coches en la calle mejorará la movilidad de Barcelona. ¡Si los taxistas actuales ya tienen descansos obligatorios y las empresas tienen topes de contratación! No cabe todo el mundo". Las imágenes de violencia y de ocupación de la Gran Vía, ¿harán perder recaudación al taxi y minarán aún más su imagen? "No lo hemos notado ni lo esperamos. Creemos que estos días han servido para que más gente se acerque a nosotros y nos conozca. Es cierto que no tenemos la fuerza mediática de Uber o Cabify, pero el cliente tradicional nos valora más que nunca", ha remachado Barrera.

Ciudadanos: "Prueba de la manipulación de Colau"

Preguntada por la cuestión, la líder de Ciudadanos en Barcelona, Carina Mejías, ha hecho una lectura distinta del resultado de los paros indefinidos en el transporte terrestre en España. "Es la prueba de la manipulación de Ada Colau y los portavoces del colectivo de taxistas". La presidenta del grupo municipal del partido naranja en el ayuntamiento de la segunda mayor ciudad española ha subrayado que "[Colau] no sólo les prometió lo que no podía cumplir porque no tenía competencias, sino que además los lanzó a una huelga salvaje en plena temporada turística".

En opinión de Mejías, la protesta de los conductores "ha perjudicado tanto a los ciudadanos como a la reputación de la ciudad. No era una huelga laboral sino una huelga política".

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información