Menú Buscar
Una imagen de la huelga del taxi en julio de 2018 en Barcelona / EFE

Los taxistas deciden sitiar Barcelona de nuevo

Los conductores cortarán de nuevo la Gran Vía, como ocurrió en verano, contra el decreto de la Generalitat que regula los vehículos VTC

18.01.2019 14:12 h.
5 min

Los taxistas han decidido en una asamblea ocupar este viernes la Gran Via de Barcelona, tal y como hicieron el verano pasado. Esta es la primera acción acordada en la asamblea que ha tenido lugar en el aeropuerto El Prat de la Ciudad Condal, después de que el sector haya anunciado una huelga indefinida como respuesta al decreto que regula los vehículos de alquiler con conductor (VTC), las licencias que utilizan Uber y Cabify, anunciado por la Generalitat de Cataluña hoy.

Así, los conductores volverán a tomar el centro de la ciudad y a colapsarla, como hicieron a finales de julio y principios de agosto del pasado año. En aquella ocasión, el colectivo organizó una jornada de algaradas que comenzó el 27 de julio, en plena Operación Salida de verano, cuando el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) suspendió cautelarmente el decreto del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) que limitaba las licencias de plataformas como Uber o Cabify, entre otras. Ocuparon el cruce de la Gran Vía con el Paseo de Gracia y permanecieron allí hasta el 1 de agosto, cuando el Ministerio de Fomento les prometió cortar las las al sector de las VTC por decreto. Paradójicamente, la aplicación de esta norma a nivel autonómico, presentada hoy por la Generalitat, ha sublevado de nuevo a los profesionales, que volverán de nuevo al epicentro de la protesta para pedir más mano dura contra sus competidores.

Afectaciones de movilidad, comercio e imagen

La decisión de volver a ocupar la Gran Vía --ilegalmente-- no es aleatoria. La protesta del pasado verano, que obligó a moverse a Fomento, provocó importantísimas afectaciones a nivel de tráfico, comercio e imagen de Barcelona como destino turístico. Las principales víctimas fueron el resto de conductores y el Aerobús. El bus lanzadera entre el centro de la Ciudad Condal y el aeropuerto de El Prat tuvo que suspender algunas paradas porque la presencia de hasta 1.500 taxis interrumpía su recorrido.

Los taxistas ocupando la Gran Vía de Barcelona en verano de 2018 / EFE

Los taxistas ocupando la Gran Vía de Barcelona en verano de 2018 / EFE

Hubo más. Los comerciantes se quejaron de pérdidas de caja de hasta el 20% en las zonas cercanas a la protesta, en las que los conductores acamparon, instalaron piscinas sobre el asfalto e incluso montaron fiestas con música electrónica. Por su parte, los hoteleros advirtieron del daño sobre la imagen de la ciudad en plena temporada alta. Por si fuera poco, algunos conductores causaron episodios de violencia y arremetieron contra Uber y Cabify e incluso levantaron barricadas de fuego. Todo ello no cayó en saco roto. El colectivo sufrió un deterioro considerable de su imagen, lo que generó un alud de descargas de las aplicaciones de transporte para móvil contra las que, precisamente, decían luchar.

"No nos queda alternativa"

En un comunicado, los conductores han asegurado que "no les queda alternativa" a ocupar de nuevo unilateralmente el que es uno de los puntos más concurridos de tráfico de la Ciudad Condal. "Los 14.000 autónomos y asalariados del sector del taxi en Catalunya han sido abandonados por la Generalitat, que decididamente ha apostado por las grandes multinacionales y por apenas seis sociedades afincadas fuera del territorio", han señalado los taxistas en un comunicado. ¿Cuánto durará su protesta? "Desde este momento y de forma indefinida permaneceremos en huelga en Gran Vía, porque nos lo están quitando todo", han aclarado.

La Gran Via de Barcelona, cortada por la Guardia Urbana / CG

La Gran Via de Barcelona, cortada por la Guardia Urbana / CG

De momento, la Guardia Urbana de Barcelona ya ha cortado esta arteria rodada a la altura de la calle Urgell. Está por ver si esta vez el cuerpo municipal de seguridad y los Mossos d'Esquadra, que dependen del consejero catalán de Interior, Miquel Buch (PDeCAT), permitirán una movilización tan dañina y tan lesiva como la que protagonizó el colectivo en verano.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información