Menú Buscar
Imagen de una protesta de taxistas contra un vehículo VTC, como los que usan Uber y Cabify / CG

Taxi de Barcelona: 'cerrojazo' de 48 horas, acampada y acciones

Los conductores de la Ciudad Condal preparan una huelga el miércoles y jueves en defensa de la licencia urbana contra Uber y Cabify

4 min

Un cerrojazo de 48 horas, una acampada y acciones de protesta por toda la ciudad. Los taxistas de Barcelona preparan una huelga de dos días de duración el 25 y 26 de julio de esta semana para protestar contra la suspensión cautelar de la licencia urbana contra los vehículos VTC, como los que usan Uber y Cabify.

En un comunicado emitido hoy, diversas agrupaciones de conductores han anunciado el paro de 48 horas con el fin de "frenar la locura" que podría ser, según ellos, "la entrada de hasta 4.000 vehículos con permiso de alquiler con conductor (VTC) en el mercado". Ahora hay unos 1.000 en la provincia de Barcelona. El colectivo cree que sin la licencia obligatoria que pergeñó el Área Metropolitana de Barcelona (AMB), este número crecerá y significará la "muerte del sector del taxi como servicio público y la ruina de todos los que a él nos dedicamos".

Huelga, manifestación, acampada y acciones

Tras la suspensión por parte del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) del cepo que impuso el AMB al número de vehículos con título habilitante VTC --decretó que impondría una segunda licencia y no la daría si la ratio taxi-VTC superaba el 1:30--, ésta es la respuesta de la mayoría de conductores. Firman la convocatoria los sindicatos que representan a casi todo el sector: La Élite, Stac, Agrupació Taxi Companys, Anget, Paktaxi, Taxistas Latinos Unidos y Antaxi.

La convocatoria oficial es de huelga de 48 horas a partir de las 6:00 horas de la mañana del miércoles 25 de julio. Aquel día, los conductores marcharán en manifestación desde el Paseo de Lluís Companys hasta la sede de la Delegación del Gobierno. Su elección no es casual: culpan al Ejecutivo de que el Ministerio de Fomento interpusiera recurso contra el reglamento de la AMB que limitaba las VTC, aunque finalmente fue otro escrito contrario de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) el que lo tumbó.

Polémica

De hecho, el reglamento metropolitanos de vehículos de alquiler con conductor (VTC) estuvo rodeado de polémica desde el principio. La presidenta del AMB, Ada Colau, lo anunció junto a los taxistas antes de la feria Mobile World Congress (MWC) de Barcelona este año. La Autoridad Catalana de la Competencia (ACCO) cargó contra el proyecto, que veía "injustificado". Finalmente, el texto se aprobó en junio con el apoyo de todos los grupos salvo Ciudadanos y PP.

Los taxistas lo defendieron desde el principio, alegando que recogía el espíritu de la ley que, en efecto, establece un límite de un vehículo VTC por cada 30 taxis en el mercado. Por su parte, la patronal Unauto alertó de que si prosperaba, hasta 1.300 empleos quedarían en la picota. La batalla sigue ahora en los tribunales y en la calle.