Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una pieza urbanística de los Cuarteles de Sant Andreu de Barcelona, donde se prevé edificar un tanatorio / EP

Barcelona negocia trasladar el futuro tanatorio de Sant Andreu por la presión vecinal

El ayuntamiento fuerza para encontrar una nueva ubicación para la sala funeraria de los antiguos cuarteles, una actitud que contrasta con el apoyo brindado al equipamiento análogo de Sants

8 min

El Tanatorio proyectado en Sant Andreu se trasladará a otra ubicación de Barcelona. Así lo negocia el ayuntamiento, que respondería de esta forma a la contestación vecinal que ha propiciado la infraestructura funeraria que se debía situar en los terrenos de los antiguos cuarteles del barrio. La actitud del consistorio con el futuro de esta zona funeraria contrasta con la que ha mantenido en la construcción de otro complejo de salas de velatorio análogo que se promueve en Sants.

En esta otra zona de la ciudad el rechazo de los vecinos es incluso mayor. Aun así, el ayuntamiento ha bendecido el proyecto. Los residentes se quejan de que desde la corporación municipal se ha avalado la inciativa con un plan urbanístico ad hoc y que Funeraria San Ricardo, la empresa que gestionará el centro funerario y que invierte en su construcción, ha recibido el permiso de obras necesario para empezar los trabajos. El rechazo ciudadano llega al punto de que se han impugnado judicialmente ambas decisiones del gobierno local. 

Cesión de espacio

Así lo explican fuentes cercanas a ambos proyectos. Los mismos interlocutores señalan que el equipo de gobierno de Barcelona en Comú y PSC presiona para lograr una nueva ubicación para la sala funeraria de Sant Andreu. Su promotor, Grupo Mémora, abre la puerta a negociar cómo se traslada el inmueble a otro punto de la ciudad. 

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau (BComú), y el primer teniente de alcalde, Jaume Collboni (PSC), en una imagen de archivo / EFE
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau (BComú), y el primer teniente de alcalde, Jaume Collboni (PSC), en una imagen de archivo / EFE

Las conversaciones entre el operador funerario y el ayuntamiento ya se han iniciado. Cabe tener en cuenta que el plan inicial para construir un tanatorio en este barrio implicaba que la empresa especializada en gestionar sepelios cedía parte de la parcela de los antiguos cuarteles para ubicar otros equipamientos públicos. De forma concreta, hasta 1.426 metros cuadrados. El inmueble con las salas de velatorio se elevaba en los 1.984 metros cuadrados restantes que hay en el terreno. 

Las fuentes consultadas también destacan que, si las negociaciones concluyen en positivo y el equipamiento se traslada, será porque el privado ha accedido a replantear el proyecto entero. Se trata de una iniciativa empresarial que se elevaría fuera del perímetro público de los antiguos cuarteles de Sant Andreu, por lo que el consistorio no puede imponer ningún cambio al proyecto de forma unilateral más allá de fiscalizar que cumple con la normativa vigente. Algo que sí ocurre en la iniciativa proyectada. 

El de Sants no se mueve

Existen más dudas sobre la pulcritud de la tramitación urbanística del nuevo tanatorio de Sants. El portavoz de la plataforma Stop Tanatori que ha surgido en el barrio, Txema Martínez, mantiene que la "afectación sobre las viviendas, que están más cerca, es grave".

Fachada de la fábrica Germans Climent de Sants, donde un privado quiere abrir un tanatorio / MA
Fachada de la fábrica Germans Climent de Sants, donde un privado quiere abrir un tanatorio / MA

El activista manifiesta que en esta parte de la ciudad el ayuntamiento busca "compaginar el uso funerario con el residencial y hasta el cultural, pues la nave protegida en la que Funeraria San Ricardo quiere abrir el tanatorio está situada pared con pared con el espacio de los Castellers de Sants". El impacto del equipamiento en el barrio ha propiciado la movilización ciudadana, que ha detectado presuntas irregularidades en los pasos que el consistorio siguió para adecuar el plan urbanístico de la zona y tramitar la licencia de obras de la compañía. Toda la documentación que han recabado se incluye en la impugnación judicial del proyecto. 

Cabe recordar que el tanatorio de Sants estará situado en la antigua fábrica novecentista Germans Climent, junto a la estación del AVE de Barcelona. Lo que piden los vecinos es que BComú y PSC repitan los pasos que han seguido en Sant Andreu y que negocien con Funeraria San Ricardo el traslado de la infraestructura a otra parte de la ciudad. 

Sant Andreu: "Buena noticia"

Por su parte, desde la Asociación de Vecinos de Sant Andreu, el portavoz Santi Serra ha tildado de "buena noticia si al final se produce" el cambio de ubicación de las salas de velatorio. El veterano activista recuerda que Mémora promovió la iniciativa en esta parte de la ciudad porque el Consorcio de la Zona Franca (CZF) subastó la parcela donde se ubicaban los antiguos cuarteles del barrio. Eso ya generó malestar vecinal en su día, ya que los residentes reclamaban que las Administraciones públicas retuvieran la propiedad de los terrenos y los destinaran de forma íntegra a nuevos equipamientos para el barrio. 

"Si al final resulta que el tanatorio se reubica, intentaremos que se creen pisos dotacionales para la gente mayor o vivienda protegida de alquiler social para jóvenes, pues hay mucha falta de parque y los desahucios son demasiado frecuentes en el barrio", declara Serra. 

Ayuntamiento: "Sin novedades"

A preguntas de este medio, una portavoz del Ayuntamiento de Barcelona ha indicado que "no hay novedades" en el proyecto de la futura sala de velas de Sant Andreu. Cabe tener en cuenta que el gobierno local llevó los cambios previstos en el plan urbanístico de la zona al pleno de septiembre de 2021. No obstante, este punto cayó del orden del día de la sesión por falta de apoyos políticos del gobierno bipartito. 

La fábrica Germans Climent de Sants de Barcelona, donde se construirá un tanatorio / Cedida
La fábrica Germans Climent de Sants de Barcelona, donde se construirá un tanatorio / Cedida

Sí pasó el corte el futuro tanatorio de Sants. La iniciativa recabó el extraño voto de Barcelona pel Canvi (BpC), partido del ex primer ministro francés Manuel Valls, al equipo de gobierno. Los trabajos para transformar Germans Climent han comenzado. Pero los vecinos insisten en que aún hay tiempo para replantear el futuro de la iniciativa.