Menú Buscar
Susana Monje (c), presidenta del Grupo Essentium, y la plantilla de Assignia protagonizando una protesta / FOTOMONTAJE DE CG

Susana Monje anuncia ahora una regulación de empleo en Assignia

La constructora está en situación preconcursal y la mayoría de los trabajadores de servicios centrales ha pedido en los juzgados la rescisión de su contrato

4 min

Susana Monje ha anunciado a los trabajadores de la constructora Assignia, filial del grupo Essentium, que presenta un expediente de regulación de empleo (ERE) en varias filiales. Las condiciones concretas de la reestructuración las anunciará a los sindicatos de la central, la división industrial y algunas uniones temporales de empresas (UTE) en el primer encuentro de la mesa de negociación previsto el próximo 13 de febrero.

Los representantes de los trabajadores consultados relatan una situación laboral muy precaria en el grupo. Tanto, que es posible que, en alguna de las divisiones afectadas, no se llegue a los 50 empleados necesarios para iniciar el proceso de despido colectivo llegada esa fecha. En las próximas dos semanas, se celebrará la mayoría de juicios de trabajadores que han pedido las recisiones de contratos ante los tribunales.

Preconcurso solicitado en diciembre

Los retrasos acumulados en el pago de las nóminas propiciaron que unas 150 personas iniciaran procesos en este sentido. Se aseguraban cobrar los pagos atrasados y una indemnización por despido. ¿Quién pagará? Los sindicalistas tienen asumido que, en el peor de los casos, responderá el fondo de garantía salarial (Fogasa).

Assignia está en preconcurso desde finales de diciembre. Los Monje dio el paso para protegerse ante una posible quiebra instada por los acreedores, indican fuentes cercanas a la familia. Especialmente por parte de los trabajadores, quienes sufren las tensiones de tesorería reconocidas por la empresa desde hace más de un año y han acumulado impagos en sus nóminas de hasta cinco meses.

Pago de casi todas las nóminas

Poco antes de iniciar el proceso mercantil, los dueños del grupo empezaron a liquidarlos. La plantilla se queja de la divergencia de criterios a la hora de abonar las mensualidades atrasadas. En algunos departamentos, como el de contabilidad o el de estudios en los servicios centrales de Assignia, nadie ha cobrado desde agosto. El resto de empleados de la sociedad están al día.

La guinda del pastel la pusieron tres trabajadores. Poco antes de que la empresa solicitara el amparo judicial para reordenar y liquidar sus deudas, instaron el concurso de acreedores ante los Juzgados de lo Mercantil de Madrid. Los Monje pueden esquivar la quiebra si llegan a un pacto económico.

Actividad internacional

La presidenta de la constructora ha achacado, en todo momento, los problemas económicos de Assignia a la caída del sector en España. Justifica que la actividad empresarial internacional tiene recorrido y que, por ello, la banca acreedora le dio oxígeno hace un mes.

Por el momento, la mala marcha de sus negocios y la deficiente gestión laboral de los últimos meses provocaron la renuncia de Monje a la vicepresidencia económica del FC Barcelona. La presidenta de Essentium ya no forma parte del staff del club deportivo para centrarse en intentar remontar el negocio familiar.

El capítulo de las relaciones con los trabajadores se mantiene en esta etapa como la gran asignatura pendiente.