Menú Buscar
Fachada del Tribunal Supremo, que debatirá este miércoles sobre la creación de la empresa mixta de agua del área metropolitana de Barcelona / EFE

El Supremo marcará con la sentencia del AMB el futuro de las gestoras mixtas de agua

Los magistrados debatirán este miércoles sobre los cuatro recursos a la creación de la empresa metropolitana y la sentencia del TSJC de 2016

30.10.2019 00:00 h.
5 min

El Tribunal Supremo deliberará este miércoles sobre una resolución que incidirá en el futuro de Barcelona y su ámbito de influencia, pero que también marcará el futuro de las gestoras mixtas de agua de todo el país. Así lo indican los juristas consultados respecto a la deliberación que los magistrados de lo contencioso-administrativo mantendrán sobre la creación de la sociedad de economía mixta metropolitana.  

Concretamente, de las decisiones que tomó el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) durante el mandato de Xavier Trias para dar forma a Aigües de Barcelona, Empresa Metropolitana de Gestión del Ciclo Integral del Agua (Abemcia). La Sección Quinta de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) fue la primera en enmendar la tramitación política que dio luz verde a constituir una sociedad participada en un 70% por el grupo Agbar, otro 15% por Criteira y el 15% por la administración metropolitana en 2016.

Tres millones de usuarios

Hasta la fecha, es la compañía de este perfil que da servicio a un mayor número de personas. Suministra agua a casi tres millones de ciudadanos de Barcelona y las ciudades de sus alrededores. No llega a todos los municipios del AMB, pero sí que es la empresa que aplica lo que los juristas tildan de “economías de escala” en la gestión de este servicio en todo el país más grande.

Su modelo ha sido replicado en otros territorios. En Cataluña, se explica que ha servido de ejemplo para la creación del Consorci per a la Gestió Integral d’Aigües de Catalunya (Congiac) que opera en la comarca del Bages, tanto en la ciudad de Manresa como en pequeñas localidades de los alrededores. Esta sociedad mixta incluso percibe el mismo beneficio que Abemcia, el 5% anual.

Marcar jurisprudencia

La fórmula que se ha usado está en estudio en varios consejos comarcales del ámbito catalán. Con todo, la conclusión del debate que se mantendrá en el Supremo será la primera en marcar jurisprudencia. Se abre la puerta de este modo a que marque precedentes para el resto de compañías público-privadas.

La vista de este miércoles tiene su origen en un recurso que presentó una filial de Aguas de Valencia, la Sociedad Española de Abastecimiento, en que impugnaba los acuerdos del AMB. La matriz promovió un segundo paralelo y Aqualia (FCC) y Acciona hicieron lo propio poco después. Se espera que la sentencia redactada se publique, como pronto, para finales de año.

Batalla sobre el servicio

Si finalmente se da la razón al TSJC y se acepta que el AMB tenía que convocar un concurso público para adjudicar el privado que se unía al proyecto de empresa público-privada, en Barcelona se abrirá otro conflicto sobre el modelo de gestión de la suministradora de agua.

El concejal de Barcelona y vicepresidente de Medio ambiente del AMB, Eloi Badia / CG
Imagen de archivo del concejal Eloi Badia

Los Comuns llevan años defendiendo que la mejor opción es abandonar el modelo de escala y crear empresas municipales públicas. Controlan la vicepresidencia de Medio Ambiente del AMB, con Eloi Badia al frente, pero no tienen mayoría en la administración supramunicipal. El grupo con más fuerza y que puede decantar la balanza es el PSC, liderado por Antonio Balmón y que está en el Gobierno cuatripartito presidido por Ada Colau. Por ahora, los socialistas no se han pronunciado de forma clara sobre cuál es su opción preferida, aunque tampoco han apoyado la deriva de su socio de legislatura.