Menú Buscar
Imagen del Mercat del Ninot que cuenta con uno de los grandes súpers en sus instalaciones / CG

Los 'súpers' mejoran la afluencia de compradores a los mercados municipales de Barcelona

Los tenderos y el ayuntamiento aseguran que la experiencia demuestra que la combinación de ambas fórmulas atrae a nuevos clientes

24.03.2017 00:00 h.
4 min

Los mercados municipales de Barcelona recibieron en 2016 un total de 66.815.394 visitas. Se confirma así un aumento de un millón y medio de compradores respecto a 2015, cuando fueron 65.348.666.

Respecto al importe de la cesta de la compra, el ticket medio se situó en los 16€, un ligero aumento frente el del 2015, de 14,7€. Sin embargo, la cifra está todavía por debajo del previo a la crisis económica. En 2009, se situaba en los 17,8€.

La remodelación de los mercados

El Ayuntamiento de Barcelona se ha comprometido a invertir 33 millones en obras de mejora o nueva construcción de mercados municipales para este año. Destacan el inicio de las obras de los mercados de Sant Andreu, Bon Pastor y del Vall d’Hebron, así como la esperada finalización del mercado de Sant Antoni. Así, se invertirán 11 millones más que el año pasado, cuyo volumen alcanzó los 22,5 millones.

Según fuentes del propio ayuntamiento, la renovación de los mercados municipales va sujeta a la incorporación de supermercados en las mismas instalaciones. “El supermercado se instala en el espacio vacío que dejan los tenderos”, destacan. “Muchos aprovechan el momento de la remodelación para cerrar el negocio”.

También subrayan que la “rehabilitación va acompañada de un horario mucho más amplio y eso implica abrir por las tardes”. “El horario no viene marcado por el supermercado ni se trata de una imposición: el mercado está abierto si un tendero quiere abrir, luego cada uno decide porque es su criterio”, comentan. 

Renovarse o morir

Desde el ayuntamiento aseguran que esto no perjudica a los tenderos y que atrae nuevos clientes. Añaden que la instalación de un supermercado sirve para financiar las obras.

Los tenderos del Mercat del Ninot explican que están contentos con la reciente renovación de las instalaciones. “Se ha remodelado porque íbamos de mal en peor”, constatan. “Aceptamos la ampliación de los horarios de apertura porque debemos adaptarnos a las necesidades del consumidor, que ahora han cambiado”, declaran.

Pequeños profesionales

Comentan que el supermercado --Mercadona, en este caso-- les aporta más gente. Aun así, también consideran que es posible que les robe clientela. “Pedimos que no se vendiera producto fresco, pero no pudo ser”. A pesar de ello, entienden que se mantiene una diferencial de calidad: “En los súpers se encuentran manzanas de calidad baja y en las paradas no. Esto es porque no vendemos segundas líneas, nuestros productos son de gama media-alta”.

Ahora bien, coinciden en que la rehabilitación del mercado y la ampliación de los horarios les ha obligado a renovarse. “Ya no podemos ir con la mentalidad del pequeño comerciante, debemos ser industriales y pensar a nivel profesional”.