Menú Buscar
La "marea pensionista" sale a la calle a protestar por las pensiones

¿Subirán las pensiones lo mismo que el IPC este año?

La ruptura de las negociaciones del Pacto de Toledo pone en cuestión la revalorización de las prestaciones conforme a la inflación de cara al futuro

4 min

A raíz de que el Gobierno volviera a ligar las pensiones al IPC a finales del año pasado, los jubilados han recibido en sus cuentas la paguilla. Un pago de 13 euros de media para compensar la desviación de la inflación durante 2018: se subieron el 1,6%, pero el IPC en noviembre quedó en el 1,7%. Se trata de una medida destinada a combatir la pérdida de poder adquisitivo y cuya aplicación está garantizada para 2019.

No obstante, la ruptura del Pacto de Toledo y el anticipo electoral dejan en un limbo lo que pueda pasar a partir de 2020. De hecho, quedará en manos del Gobierno que surja de las elecciones del 28 de abril.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pretendía llegar a la campaña con la medalla en el pecho de haber vuelto a atar las pensiones al IPC de manera indefinida. Su Ejecutivo aprobó un Real Decreto en noviembre que garantizaba la compensación de la inflación para 2018 y 2019. El texto fue convalidado por el Congreso, así como la revalorización de la pagas un 1,6% y las mínimas un 3%. Sin embargo, para que esta medida se consolide a partir de 2020 era necesaria la reforma del Pacto de Toledo, que ha fracaso tras la negativa de Unidos Podemos y del PP.

Sin consenso

El veto de ambos partidos ha puesto en jaque una serie de avances consensuados por el resto de grupos del Congreso durante casi tres años de trabajos y quedan abocados a la próxima legislatura para ver luz. Uno de los principales puntos que quedan en la cuneta es la recomendación segunda, que vincula el IPC a las pensiones para asegurar el “mantenimiento del poder adquisitivo”. Esta cuestión fue cerrada el pasado septiembre con el consenso de PSOE, PP, Unidos Podemos, Ciudadanos, PDeCAT, PNV y Compromís, tan solo quedó al margen ERC, que emitió un voto particular.

El texto pide “recuperar el consenso” de 2011 de cara al “mantenimiento del poder adquisitivo” y establece que se pueda imponer cualquier otro mecanismo diferente al IPC de forma unilateral por futuros gobiernos. Es el caso del Índice de Revalorización de las Pensiones (IRP) introducido por el PP y del que se destaca que “no goza del suficiente consenso social y político”.

Pablo Iglesias en la Comisión del Pacto de Toledo con Luis María Linde al fondo / EFE

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, en la Comisión del Pacto de Toledo / EFE

Un acuerdo de urgencia

El PSOE ha tachado la negativa de PP y Unidos Podemos de “despropósito” e insta al resto de grupos a firmar un acuerdo de urgencia que salve el consenso alcanzado. Por tanto, piden que se lleve al pleno del Congreso las dos primeras recomendaciones del Pacto de Toledo; destinadas a aliviar el gasto de la Seguridad Social a favor del Estado en cuestiones de prestaciones de maternidad y paternidad, así como la propia vinculación de las pensiones con el IPC.

Hasta el momento, PP, Ciudadanos y Unidos Podemos ya han mostrado su rechazo a la propuesta. Así, a pesar de que PDeCAT, PNV y Compromís sí han apoyado el pacto, todo apunta a que el Pacto no verá la luz antes de las elecciones.