Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La electricidad sigue en máximos históricos, lo que ha provocado una reducción de su consumo / EP

La subida del precio de la luz contrae el consumo eléctrico

La evolución de la demanda respecto a la del ejercicio previo a la pandemia muestra un mayor descenso en la segunda mitad del año, en coincidencia con la inflación del kilowatio por hora

4 min

La espiral inflacionista de los precios de la luz comienza a tener su traslación a la parte del consumo. La demanda de electricidad se ha contraído en la segunda mitad del año, conforme el coste del kilowatio/hora alcanzaba de forma progresiva cotas inéditamente elevadas.

Durante la presente semana se espera una nueva vuelta de tuerca en la subida de los precios eléctricos debido a la llegada de una ola de frío generalizada en toda Europa. De hecho, el precio medio fijado para este martes representa el segundo más elevado de la historia, por encima de 274 euros por megawatio/hora (MW/h), apenas un 4,8% por debajo del récord absoluto.

La semana más cara

Mientras, la pasada semana volvió a registrarse un máximo de todos los tiempos, al tratarse del periodo de siete días con el precio medio más elevado de siempre, en torno a 231 euros por MW/h.

En este contexto, el mercado registra una significativa evolución negativa de la demanda a partir de la segunda mitad del año, precisamente cuando el coste de la energía eléctrica comenzó a dispararse.

Un punto menos de demanda

En el conjunto del primer semestre de 2021, la demanda de electricidad en España mostró un descenso del 3% en relación con el mismo periodo de 2019, el año anterior a la llegada de la pandemia. Una tendencia que se ha visto corregida y aumentada en los cinco meses que van de la segunda mitad del ejercicio, en los que el descenso de esta variable se ha acrecentado un punto porcentual, hasta el 4%.

La comparativa con 2019 permite que los datos no incluyan la distorsión que supone el factor del primer estado de alarma en 2020, que estuvo vigente durante buena parte del primer semestre de ese año, con las medidas de restricción de la movilidad y de la actividad productiva más severas de todo el periodo de pandemia.

Un 3,5% menos en 2021

Tal revisión del comportamiento de la demanda en este tipo de periodos no se ha registrado en los últimos años; los expertos destacan que el elemento de los costes ha sido el que más relevancia ha podido tener a la hora de explicar la evolución, a falta de otros factores diferenciales, como el caso del climatológico.

En lo que va de año, la demanda de electricidad acumula un descenso del 3,5% respecto a la registrada en 2019, lo que supone un fiel reflejo de la caída de la actividad como consecuencia de la crisis provocada por el Covid-19.

Mayores descensos

Cabe señalar que el mercado eléctrica ya registraba descensos de consumo durante aquel año previo a la irrupción del virus debido a la ralentización económica que comenzaba a ofrecer sus primeros síntomas.

De hecho, si se establece la comparativa con las cifras de 2018, el descenso del consumo de electricidad en 2021 se va hasta el 5%.