Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El vicepresidente de Economía de la Generalitat, Pere Aragonès (ERC), criticado por la designación del nuevo interventor general / EFE

La subida de impuestos de Cataluña da más atractivo fiscal a Madrid

Fiscalistas advierten de que será la clase media la que saldrá más perjudicada de los avances que se han anunciado del pacto entre ERC y los 'comuns'

9 min

El pacto en materia fiscal que han suscrito este lunes ERC y Catalunya en Comú Podem (con la presencia de JxCat) ha encendido las alarmas de los fiscalistas del territorio. Señalan que la revisión al alza de las tasas de sucesiones y el IRPF, básicamente, incidirán en la competencia que existe en la presión impositiva en las autonomías, y llevará a que el modelo de Madrid salga reforzado. O, lo que es lo mismo, que Cataluña pierda atractivo a nivel estatal.

“Lo que se debe evaluar es la recaudación respecto al impacto sobre la imagen que tendrá la iniciativa”, remarca el presidente del Consejo General de Economistas de España y de la comisión de Economía y Fiscalidad de Foment del Treball, Valentí Pich. A falta de conocer los detalles exactos del pacto, ya que sólo se han avanzado las grandes líneas de la reforma y sin definir posibles efectos en, por ejemplo, la empresa familiar, se recuerda que los mensajes en materia fiscal son una “carta de presentación” de un territorio que lucha para mantener su competitividad histórica.

Pere Aragonès comenta la reforma fiscal para Cataluña / EUROPA PRESS

Fuga de patrimonios

El asesor fiscal del despacho JDA Joan Anton Sànchez Carreté avanza que si se consolida el pacto anunciado, se incidirá en la “fuga de patrimonios hacia Madrid”. Señala que ya es una realidad de los últimos años y que con mayor presión fiscal no se conseguirá frenar la sangría. Además, remarca que quien la protagoniza son las rentas más altas que pagan más impuestos en el territorio, por lo que se conseguiría el efecto contrario de lo pretendido: más afectación para las arcas catalanas.

Los cálculos que se incluyen en el pacto suscrito este lunes incluyen una estimación de que la recaudación subirá en 189,8 millones de euros anuales. Se manda un mensaje claro, el de que serán “las herencias de más de 200.000 euros, con la vivienda habitual aparte, las que más pagarán”, tal y como consta en el escrito rubricado.

Afectación a las clases medias

¿Es este el legado de un rico? Para Pich, la respuesta es clara: “Es la clase media la que sale más perjudicada”. Los fiscalistas consultados señalan los cálculos que los firmantes del acuerdo fiscal han avanzado, y ponen en duda de que este sea el adjetivo por los montantes transmitidos. Más, si se tiene en cuenta la revisión al alza de los valores catastrales que realizaron la inmensa mayoría de municipios catalanes en el inicio de la recuperación inmobiliaria. Los que indican que una masa hereditaria valorada en 500.000 euros totales (100.000 de ellos de vivienda habitual) deberán pagar más de 20.000 euros o si se llega a los 800.000 euros (200.000 de vivienda habitual), los tributos a devengar alcanzarían los 44.500 millones.

Ejemplos de la nueva tributación para hijos
Herencias Impuestos a devengar
250.000 euros (75.000 euros vivienda habitual) 2.932 euros
500.000 euros (100.000 euros vivienda habitual) 20.017 euros
800.000 euros (200.000 vivienda habitual) 44.569 euros
3.000.000 euros (400.000 vivienda habitual) 499.977 euros

Señalan que no es difícil alcanzar estas cantidades si se cuenta, por ejemplo, con dos inmuebles que deben pasar de padres a hijos. Y aquí se tropieza con el gran problema de los últimos años, relacionado con los bajos salarios generalizados en todo el país y la dificultad en hacer frente a la factura final de lo que implica una sucesión.

Renuncia de JxCat

El consultor José Antonio Bueno pone el acento en que si el pacto presentado este lunes llega a desarrollarse en el Proyecto de Presupuestos Catalanes de 2020, implicará que los herederos de Convergència den marcha atrás en su lucha contra las tasas catalanas que gravan los legados y, además, renuncien de forma definitiva a la promesa de Artur Mas de eliminar el impuesto al Patrimonio. “Evidencia la sinrazón de que un partido de derechas como JxCat se alíe con alguien como ERC”, declara.

Concluye que se reforzará la imagen de que Cataluña es el “territorio con la fiscalidad más alta de España” y que “vivir en Madrid saldrá entre cuatro y cinco puntos más barato”, con todas sus consecuencias. Igual que ya hizo Foment del Treball, critica que el plan anunciado no implique un capítulo de lucha contra el fraude fiscal. “Los que se escaquean de pagar impuestos hoy, lo harán mañana del mismo modo, y con más motivos”, indica.

Lucha contra el fraude fiscal

La gran patronal catalana recuerda que aflorar el 10% de la actividad sumergida actual, del 25% al 15%, “implicaría disponer de más de 40.000 millones de euros anuales más” de gasto público, en palabras de su presidente, Josep Sánchez Llibre. Por lo que exigen que este sea el camino que se emprenda en el desarrollo del pacto en los presupuestos catalanes. Con todo, y en línea a lo que ocurre en Pimec, las patronales catalanas han pedido tiempo para valorar a fondo los avances tributarios avanzados que se podrían dar en 2020. 

Todo ello, sin tener en cuenta que también se subirá el impuesto para pernoctar en los establecimientos turísticos de Barcelona (se esperan recaudar 20,9 millones anuales más); se perseguirán las viviendas vacías con un gravamen específico (3,5 millones más al año); se recrudecerá el impuesto catalán a las bebidas azucaradas (6,4 millones de impacto) y se crearán nuevos impuestos verdes.

Más impuestos a las energéticas

Serán las energéticas las más perjudicadas en este capítulo. El pacto contempla que las arcas públicas catalanas recauden 145,1 millones más al año mediante una “cuota tributaria” específica en el “transporte de energía eléctrica, telefonía y telemática (internet)”. Tanto en la producción como en el almacenamiento y el transporte.

Impacto sobre la recaudación estimado
  Impacto anual Impacto en los presupuestos de 2020
IRPF 18,6 millones de euros 0,0
Impuesto sobre sucesiones 189,75 47,44
ITP/AJD 13,17 0,55
Tasa turística 20,5 10,3
Impuesto sobre viviendas vacías 3,5 0,0
Impuesto a las bebidas azucaradas envasadas 6,37 3,19
Nuevo impuetos obre las instalaciones que incidan en el medio ambiente 145,12 72,56
Emisiones de CO2 de vehículos de tracción mecánica 155,5 38,6
  542,64 millones de euros 172,63 milones de euros

Todo ello, junto a un impuesto catalán a los barcos de gran capacidad (cruceros), otro para las emisiones de CO2 de los “vehículos de tracción mecánica” y para las “actividades económicas que generen dióxido de carbono”. Este último ha alertado a un sector industrial catalán en horas bajas por la desaceleración internacional y la caída de exportaciones a su principales mercados, especialmente el alemán.

Los fiscalistas consultados mantienen que el único optimismo permitido con el avance del refuerzo impositivo en Cataluña es lo que implica a nivel político más básico. Que si llega a buen puerto, conllevará que la autonomía cuente con unas cuentas propias para 2020 y se evite la tercera prórroga presupuestaria en el territorio.

Destacadas en Business