Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Panorámica de viviendas en Barcelona, uno de los puntos donde más ha subido el precio del alquiler en Cataluña / DAVID ZORRAKINO - EUROPA PRESS

Sube un 36% el precio del alquiler en Cataluña durante los últimos seis años

Los catalanes necesitan ahorrar una media de ocho años y medio para comprar una vivienda

4 min

El precio del alquiler en Cataluña ha subido un 36,1% de 2014 a 2020, según el informe El derecho a la vivienda del Consell de Treball, Econòmic i Social de Catalunya (Ctesc). De hecho, el 35,2% de los arrendatarios del área metropolitana Barcelona dedican a la vivienda más de un 40% de sus ingresos a los gastos del inmueble.

Los contratos de alquiler también han aumentado en número y renta media a pagar, pasando de 60.126 euros con una renta media de 678 euros en 2008, a 135.509 con una de 734 euros de promedio en 2020. El presidente de Ctesc, Toni Mora, asegura que no hay suficiente oferta de viviendas de protección oficial, lo que obliga a muchas familias a “destinar una proporción muy elevada de sus ingresos” al pago de la vivienda y a sus consumos básicos.

Vivienda social

Según el estudio, tan solo un 2% de los hogares tienen alquiler social en Cataluña. Este porcentaje es ínfimo si se compara con otros territorios o países como los Países Bajos donde llega hasta el 30%. Pero esta vivienda de carácter social también ha sido incumplida en muchas promesas electorales. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, cerrará el mandato actual con 4.500 pisos más de este tipo de protección, cifra muy inferior a las 8.000 prometidas por la primera edil antes de alcanzar la vara de mando en el consistorio en 2015.

Este tipo de viviendas de protección oficial y social repercute en el acceso a la vivienda de los más jóvenes o de personas en situación de exclusión, de los que un 27,9% de la población se encuentra en esa situación. Un 4%, además, asegura estar en un hogar inseguro y un 15,9% en uno inadecuado. Por ello, el Ctesc ha instado a la Generalitat a aumentar gradualmente el gasto público en pisos sociales hasta el 1% del PIB y aprovechar los fondos europeos para solucionar esta problemática.

Ocho años y medio para comprar

En el otro lado de la balanza, más allá del alquiler, se encuentra la compra de una nueva vivienda. Los ciudadanos catalanes tienen que ahorrar durante más tiempo en 2020, una media de ocho años y medio, cuando en 2015 eran necesarios alrededor de siete. El precio de adquisición ha aumentado un 28,9% en el periodo 2014-2020.

Los pisos turísticos han influido en la disminución de viviendas vacías en los últimos seis años. En Cataluña, según los últimos datos disponibles de 2018, el 77,2% eras pisos o casas principales, un 1,3% estaban vacías (frente al 10,9% de 2011), el 68,6% estaban en propiedad y el 26,7% eran de alquiler.

Pisos más pequeños

Pero este aumento de precios y la problemática por acceso a la vivienda también ha afectado al tamaño de estos hogares, que ha disminuido. Esta reducción es una tónica que se da desde 1981, cuando el tamaño medio era de 3,36 personas, y que en 2019 tan solo llega a 2,53. Esta media se realiza contando que la población de Cataluña en ese momento era de 7.619.494 personas y el número de hogares eran 3.012.500.

Durante este periodo entre 2014 y 2020, aumentaron las viviendas unipersonales (un 6,6%), las de madres solas con hijos (1,1%), las de padres solos con hijos (1%) y las casas con dos núcleos familiares o más (0,5%). Por otro lado, perdieron representación las de parejas con hijos (un 4,9% menos) y las de parejas sin hijos (otro 4% menos).