Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El nobel de Economía Joseph E. Stiglitz (d) junto al exvicepresidente de la Comisión Europea, Joaquín Almunia (i), durante la presentación de su último libro "Cómo la moneda común amenaza el futuro de Europa", hoy en la Fundación Rafael del Pino | EFE

Stiglitz afirma que la recuperación de España es incompatible con más ajustes

El Nobel de Economía cuestiona las presiones de Bruselas sobre el país tanto como el crecimiento que intenta vender el Gobierno

4 min

El Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz sugiere que España debe obviar los nuevos ajustes que le exige Bruselas --20.000 millones en dos años-- si pretende afianzar la recuperación de la economía. Las dos cosas son incompatibles, según el autor de El Euro. Cómo la moneda común amenaza el futuro de Europa, que presenta en Barcelona. Eso sí, el momento que atraviesa el país no es tan bueno como intenta vender el Ejecutivo.

Para Stiglitz, "el Gobierno ha intentado vender que hay crecimiento, que son brotes verdes y que la recuperación está en camino, pero esta recuperación es muy débil". Basa la tesis en que las tasas actuales de crecimiento, próximas al 3%, “no son suficientes” para que el desempleo disminuya tras la larga e intensa recesión. El paro, de hecho, sigue cerca del 20%, “en una situación penosa”.

La invención del 3%

El Nobel de Economía de 2001 advierte de que el elevado nivel de migración juvenil, la “fuga de cerebros”, puede debilitar más la incipiente recuperación. Una recuperación que Bruselas puede dinamitar del todo si, además de los ajustes para cumplir con el déficit, multa a España precisamente por incumplimiento del déficit.

En la misma línea, Stiglitz asegura que se quedó en shock cuando Bruselas dijo que “ahora que España y Portugal empezaban a recuperarse las multaría por tener un déficit de más del 3%”. "Ninguna teoría económica dice que el 3% ha de ser una cifra mágica; la cifra salió de la nada, se la inventaron", critica.

Sus medidas "urgentes"

En relación al libro, el autor analiza cómo la crisis financiera global se transformó en el 2010 en la crisis del euro, en la que todavía estamos, y cómo esta situación ha puesto en riesgo el futuro de Europa. Tampoco comparte en absoluto las políticas de austeridad dictadas por los responsables europeos que solo generan desconfianza, y sugiere medidas “urgentes” para devolver la estabilidad.

Entre sus propuestas destacan la unión bancaria, la creación de un fondo de garantía común para todos los depósitos bancarios de los europeos, un plan común de resolución bancaria, una “mutualización de la deuda” en la eurozona, un fondo de solidaridad para la estabilización y un fondo común para las prestaciones por desempleo.

Faltan mecanismos e instituciones

"Debería existir un mecanismo en el que los países con superávit asuman un poco más de carga del ajuste, que ahora se coloca sobre las espaldas de los países con más déficit", indica Stiglitz. Sobre el euro, finalmente, denuncia que fue un proyecto político, pero la política de aquella época no era fuerte como para que funcionara. Faltan nuevas instituciones y mecanismos para salvar la moneda y la UE.

Destacadas en Business