Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Prototipo de taxi aéreo diseñado por la startup catalana AAM / EP

La startup catalana AAM crea un prototipo de taxi aéreo 100% eléctrico

La empresa presenta un vehículo que puede alcanzar los 300 kilómetros por hora en espacios urbanos

3 min

La startup catalana Advanced Air Mobility (AAM) ha presentado un prototipo de taxi aéreo 100% eléctrico tras seis años de desarollo. La previsión de la compañía es que el modelo alcance los 300 kilómetros por hora y sirva para ahorrar tiempo en desplazamientos urbanos e interurbanos.

La empresa prevé que el precio del viaje sea "similar al del taxi convencional, estableciendo las tarifas con relación en los minutos de vuelo en lugar de los kilómetros", según ha informado en un comunicado.

Ahorro en horas de viaje

La empresa calcula que gracias a estos taxis cada persona reducirá una cuarta parte de sus viajes diarios, lo que supondrá un ahorro de 200 a 300 horas anuales.

Para aterrizar, el ingenio podrá usar las pistas de los helipuertos de forma autónoma y tendrá capacidad para dos usuarios en cabina.

Negocio en EEUU

Cada modelo de aerotaxi costará unos 200.000 euros y esperan que se pueda comercializar desde 2025, "con la prioridad de empezar el negocio en los Estados Unidos".

AAM, con sede en Barcelona y siete trabajadores, acaba de iniciar una ronda de financiación de un millón de euros. En 2019 se benefició de las ayudas Startup Capital de Acció, que destina hasta 75.000 euros por empresa emergente para ejecutar su plan de negocio.

Movilidad disruptora

La startup forma parte del nuevo programa Catalonia Exponential Leaders de Acció, que identifica las empresas catalanas más punteras para impulsar su transformación.

El consejero delegado de AAM, Aitor Martín, ha asegurado que la propuesta es disruptiva "porque cambia radicalmente la movilidad urbana y porque pretende cambiar el concepto de ciudad" entrando en el espacio aéreo.

Siguientes pasos

"Queremos democratizar el acceso al aerotaxi y que todo el mundo lo pueda coger", ha añadido. El directivo ha puesto como ejemplo un usuario que quiera ir al teatro de una ciudad, pero viva a tres horas en coche.

El proyecto está en la segunda de sus tres fases de desarrollo. El próximo paso es fabricar un prototipo a escala real y buscar la certificación de las administraciones europea y americana para poder el vehículo en el mercado. "Tenemos una eficiencia entre cinco y diez veces mayor a nuestros competidores y unos costes diez veces inferiores", ha destacado Martín.