Menú Buscar
Apretón de manos tras la firma de un acuerdo

Una solución económica para una difícil situación

El concurso de acreedores se convierte en la única salida viable para muchas empresas con graves dificultades económicas

6 min

Para nadie es un secreto la difícil coyuntura que se afronta en el país por la crisis ocasionada por el coronavirus. Una paralización forzosa y necesaria de toda la economía para proteger la vida de millones de ciudadanos, pero ¿cómo hacerle frente?

Por fortuna existe una salida, una solución que está al alcance con todo el fundamento de la legislación vigente al respecto. Solo se trata de obtener la información adecuada y seguir los pasos que se establecen para sobrevivir a la insolvencia y la falta de liquidez.

¿Qué es el concurso exprés?

Consiste en una modalidad de concurso de acreedores concebida para las empresas que están asfixiadas por las deudas y sin bienes para proceder a su liquidación. Y en el caso de que los tengan, su valor de liquidación resulta insuficiente para que puedan cubrirse los costes de un concurso ordinario de acreedores.

Si se carece de activos y bienes que puedan satisfacer las deudas contraídas con los acreedores, la Ley Concursal establece en su artículo 176 este tipo de concursos. Su propósito es evitar recursos judiciales y procedimientos jurídicos extensos y complejos como los que suelen presentarse en los concursos ordinarios de acreedores.

No tiene ningún sentido darle curso a un procedimiento judicial largo y oneroso si la empresa no tiene suficiente bienes o simplemente no los tiene en absoluto. De allí que el concurso de acreedores exprés es la mejor alternativa, puesto que resulta menos caro y más rápido.

Una vez que se haya revisado la demanda por el juzgado y se haya cumplido con los requisitos, el concurso exprés permite que se cierre el expediente judicial y sin necesidad de tramitarlo. En consecuencia, se nombran los administradores concursales y no es necesario liquidar la sociedad.

Ventajas del concurso exprés

Solicitar el concurso express tiene las siguientes ventajas y beneficios:

  • Dado que la empresa desaparecerá, no es procedente nombrar un administrador concursal que se encargue de la administración y control de la sociedad por el tiempo que dura el procedimiento.
  • Como la sociedad está insolvente, se libra de responsabilidad al deudor y no llega a ejecutarse la etapa de calificación del concurso.
  • La sociedad se liquida de inmediato.
  • En caso de existencia de bienes en el activo, se procede a liquidarlos y repartirlos entre los acreedores.
  • La sociedad y sus actividades se extinguen por completo.
  • Se cancela la respectiva inscripción de la sociedad en el correspondiente Registro Mercantil.

Los beneficios del concurso de acreedores exprés son:

  • Se evita un largo proceso con pérdida de tiempo y dinero para la empresa.
  • Se evita el inicio de un largo proceso judicial con sus respectivos costes para los acreedores.
  • En el caso de los asesores, se cierra legalmente una empresa que solo causa obligaciones y problemas.
  • Se reduce la sobrecarga de los organismos judiciales, porque se finiquita de manera rápida un procedimiento que de otra forma sería largo y engorroso.

Por qué debe solicitarse el concurso exprés

Cuando el administrador de una empresa toma la decisión de cerrarla por falta de liquidez sin el paso previo de la presentación del concurso de acreedores, actúa con negligencia. Y por esa misma razón debe afrontar personal y responsablemente las deudas contraídas con todo su patrimonio.

Pero al solicitarse el concurso de acreedores exprés, queda salvaguardada la responsabilidad de la administración, puesto que se está cumpliendo con el artículo 5 de la Ley Concursal, respecto a lo que establece la Ley de Sociedades de Capital en su artículo 367.

En la actual situación causada por la pandemia del coronavirus, vendría a ser una excelente solución para muchas empresas por la posible situación de insolvencia en que puedan incurrir, involuntariamente y sin mala fe, sus propietarios y administradores.

Si el administrador ha sido diligente y ha actuado de acuerdo con lo establecido en la Ley, podrá demostrar que la insolvencia no deriva de ninguna irresponsabilidad sino que ha sido producto de una causa objetiva.

Riesgos

Son muchos los riesgos, situaciones inconvenientes y costes innecesarios que pueden y deben evitarse si se solicita el concurso de acreedores exprés, cumpliendo con los siguientes requisitos:

  • Que la empresa no disponga de suficientes recursos para pagar sus deudas.
  • Inexistencia de la posibilidad de que puedan ejercerse otras acciones para que se le reintegre el dinero a los acreedores o que puedan implicar la responsabilidad de terceros.

En cualquier caso y para que no haya margen para dudas, el deudor debe consignar toda la documentación e información imprescindible para demostrar la veracidad absoluta de su situación de insolvencia.

Eso significa que no dispone de los activos suficientes para satisfacer las deudas ni del dinero para cumplir con los gastos que genera un proceso concursal ordinario.

Revisar con mucho detalle lo que se ha mencionado respecto a la Ley Concursal en su artículo 176 en estos momentos de crisis económica generada por una situación objetiva, debe ser una prioridad para las grandes empresas y las pymes.

--

Contenido patrocinado

 

Destacadas en Business