Menú Buscar
La empleada de un banco ayuda a una clienta en una de sus oficinas. / CG

Solicitar préstamos sin ir al banco

Los usuarios acuden cada vez menos a las oficinas para gestionar sus finanzas

Olivia Feldman (Helpmycash)
3 min

El 75% de españoles utilizaron internt diariamente en 2015, según cifras del Eurostat. El uso de la red es generalizado, y esto ha cambiado los hábitos de consumo. Cada vez son más los servicios que pueden contratarse directamente por internet, sin necesidad de desplazarse a un establecimiento comercial.

Los servicios financieros, a pesar de haber evolucionado a un ritmo más lento, no han escapado de la revolución virtual y ahora es posible abrir una cuenta corriente, contratar un depósito y también solicitar préstamos personales a través de la red, señalan desde el comparador bancario HelpMyCash.com.

Los minipréstamos

El sector que más ha aprovechado la digitalización ha sido el de las financieras de capital privado, que llevan años comercializando préstamos personales a través de la red. Muchas de estas compañías, apodadas fintech por haber incorporado las últimas innovaciones tecnológicas al servicio de las finanzas, se han especializado en la concesión de préstamos de bajo importe, los llamados minicréditos online. El consumidor puede disponer del dinero en cuestión de minutos y sin necesidad de desplazarse a ninguna oficina ni sucursal.

La principal desventaja de los minipréstamos es que la velocidad del servicio se paga cara, de ahí que tengan tipos de interés muy elevados en comparación con los préstamos bancarios tradicionales. Sin embargo, como suelen ser de bajo importe y por tiempos muy reducidos –un mes normalmente –, las cuotas resultantes acostumbran a ser asequibles –rondan los 30 euros por cada 100 euros prestados a 30 días –.

La banca, por detrás

España es un país de oficinas bancarias. Aunque el número se ha reducido casi un 29% desde 2010 y la tendencia continuará con los cierres, el número de sucursales continúa siendo alto. Según datos del Banco Central Europeo (BCE), a principios de 2015 España contaba con 31.817 oficinas; Alemania, con 37.292; y Francia, con 37.030. En total, 0,68 oficinas por cada mil habitantes en nuestro país, 0,45 en Alemania y 0,55 en Francia.

Es por esto que a la banca española le ha costado algo más dar el salto a la digitalización. Bancos virtuales, como ING Direct u Openbank, han liderado el proceso y permiten contratar préstamos y otros productos bancarios sin necesidad de desplazarse a una oficina física. Los procedimientos no son tan rápidos como con los minicréditos, pero los préstamos son de importe mucho mayor.