Menú Buscar
Universidad española: cada uno tiene lo que se merece

La sociedad civil orilla el 'procés' por la Agencia del Medicamento

El acto de apoyo a la EMA en Barcelona se vuelve una muestra de fuerza y unidad política, empresarial y científica

5 min

La sociedad civil orilló el lunes, 26 de junio, por unas horas el proceso independentista que impulsan los partidos independentistas en Cataluña. Lo hizo con una muestra de fuerza empresarial, política y científica que pidió traer la sede de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) a Barcelona.

Tras el evento, celebrado en el paraninfo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona (UB), Mateu Hernández, consejero delegado de Barcelona Global, destacó el carácter unitario del encuentro.

"Ha sido una cita que la ciudad merecía. Sociedad civil, centros de investigación, grandes empresas, cámaras de comercio y sindicatos unidos tras un proyecto. Con las Administraciones también yendo a la par", recalcó el directivo a Crónica Global.

"Lo explicaron muy bien los expertos presentes. La agencia es un conjunto de talento importante, que toma decisiones cruciales para la vida de 500 millones de europeos. Depende de dónde y cómo se desplace, esas decisiones pueden perder calidad", agregó Hernández.

En una semana

El desafío de montar un acto que emulara el consenso social y político que concitaron los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992 fue fácil porque hay un sustrato de predisposición.

"La presentación ha tardado apenas una semana en ver la luz. Yo he contado a 55 personalidades. Han acudido casi todos", indicó un investigador en conversación con este medio.

Otro de los presentes destacaba el carácter transversal del esfuerzo común. "Estaban desde el Barça al Espanyol, de ERC al PP, del Gremi d'Hotels de Barcelona a UGT, de El Mundo a El Punt-Avui", enumeraba. 

La unidad será crucial

Precisamente, en la sala de máquinas de la candidatura BCN4EMA, como se ha pasado a denominar el proyecto, se es consciente de la importancia de la imagen de unidad.

"El acto —el único que no organizarán el Gobierno, la Generalitat o el Ayuntamiento de Barcelona, o las tres a la vez— visualizó algo crucial. Dijimos a los decisores europeos que la sociedad civil se expresa activamente a favor de la candidatura. Ello es crucial para decidir dónde enviar a un regulador europeo", explicaba Hernández a este medio tras los discursos.

"Hay otro elemento: cuando se pide que la sociedad civil esté allí, lo está", apostilló el dirigente del lobby de atracción de inversiones.

Habrá que tocar resortes

El paréntesis al fuego cruzado político en España no fue casual. Si BCN4EMA llamó a lobbistas de la talla de Josep Antoni Duran i Lleida o Jordi Hereu, tampoco.

"Será una decisión política. Un cambio de cromos tras la puerta de un despacho a puerta cerrada. Es crucial el apoyo del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y todo su equipo", avisaba una de las vip presentes.

Los movimientos de ajedrez intramuros deberán lograr algo que, si llega a buen puerto, tendrá un impacto sísmico en la economía local barcelonesa. "La EMA tiene 900 trabajadores, el 60% de ellos son mujeres. Estamos hablando de una creación indirecta de empleos cualificados que alcanzará los 5.000", avisó Jordi Ramentol, consejero delegado del Grupo Ferrer Internacional.

De momento, la iniciativa —que, por cierto, apela a los reguladores a venir a Barcelona con el lema Move to Spain— consiguió algo que pocas plataformas pueden lograr: juntar al tronco central político, empresarial y científico catalán en un movimiento sin fisuras. La respuesta al esfuerzo titánico hecho ayer será en octubre.

Destacadas en Business