Menú Buscar
Imagen de un hotel que trabaja con Smartbox y una caja-regalo de la empresa de experiencias / CG

Smartbox, condenada por causar "daños morales" a un cliente

La empresa de los paquetes-regalo 'racaneó' la caducidad de dos escapadas a un enfermo de Barcelona, causándole perjuicios psicológicos

5 min

Smartbox, condenada por causar "daños morales" a un cliente. La multinacional de paquetes-regalo de experiencias ha encajado una sentencia judicial contraria por racanear la caducidad de dos escapadas a un cliente enfermo de Barcelona. El juez ha determinado que le causó perjuicios psicológicos, por lo que ha condenado a la firma a pagar 662,90 euros al demandante.

Según el fallo emitido por el juzgado de Primera Instancia número 6 de Barcelona en diciembre, Smartbox Iberia SL no acreditó la caducidad de dos vales de cambio de sus cajas entregados al cliente, por lo que éstas seguían vigentes cuando éste intentó utilizarlos.

La empresa se negó, y el ciudadano llevó al grupo francés a los tribunales. Acaba de ganar el pleito en sentencia firme, ya que Smartbox no ha recurrido la sentencia.

"Siempre estaban llenos"

Según ha explicado J., el perjudicado, el caso se remonta a 2011. Aquel año, el ciudadano recibió un regalo de dos paquetes para una estancia en un hotel y una cena en un restaurante de lujo.

"Las cajas tenían una validez de dos años. Nunca las pude utilizar, porque siempre que llamaba a hoteles o restaurantes me decían que 'estaban llenos y no tenían plaza'.  En 2014, finalmente, me dirigí a la tienda a cambiarlas para evitar que caducaran", ha narrado a este medio. 

"Me dijeron que no tenían nada equivalente --ha continuado-- y me dieron un vale por un valor similar. Pero aquel año me puse gravemente enfermo de la vesícula y tuve que ser operado. No tuve vacaciones. La sorpresa fue que cuando me recuperé e intenté canjear los vales, me dijeron que ya no valían".

A los tribunales

J. No se amilanó e intentó reclamar por todas las vías. "Les perseguí como pude y acudí a la Unión de Consumidores de Cataluña (UCC). No hubo manera. No me quisieron devolver el dinero o extender otro vale", explica.

Llegado aquel momento, el afectado denunció a la empresa por reclamación de cantidad con daños y perjuicios. La sala sexta de Primera Instancia de Barcelona le acaba de dar la razón.

"Son una estafa"

Pese al fallo favorable, J. no está satisfecho. "Smartbox es una estafa. Cada vez que intentas usar una caja, el alojamiento o bufé te dice que están llenos. Sospecho que es porque la empresa les paga menos que un cliente convencional", aventura.

Con lo que respecta a su caso, el cliente subraya que "un vale es un depósito de tu propio dinero. Según la legislación vigente, tiene una validez de 15 años, no seis meses como dice la empresa".

Dos años más seis meses

Preguntado por el caso, Smartbox, cuya estructura está en Dublín (Irlanda) pese a ser de origen francés, no ha contestado a los requerimientos informativos de este medio. Un empleado sí ha recordado que "existen dos tipos de experiencias: las que caducan a los dos años y las ilimitadas".

"Si le caducan, el cliente puede ampliar el plazo para disfrutarlas durante seis meses más, pagando diez euros por un vale", ha explicado un trabajador de atención al cliente.

"Los vales no caducan"

Desde la UCC han apuntado a que Smartbox podría estar infringiendo la ley, pues una sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona concluyó en 2008 que los vales canjeables "no caducan".

"La jurisprudencia es clara. Esa sentencia es clave. Cita claramente que los vales 'nunca serán dinero en efectivo, y el dinero efectivo no caduca'. Los fundamentos jurídicos de los vales que emite la empresa deben ceñirse a ese fallo", han agregado los servicios jurídicos de la entidad.