Menú Buscar
El empresario mexicano Carlos Slim controla FCC, que ha liquidado 1.200 millones de deuda / EP

Slim se pone chulo en Realia: ‘al que no le guste la ampliación, que lance una OPA’

El fondo Polygon critica que el mexicano trate de quedarse con la inmobiliaria por la mitad de su valor y baraja presentar una denuncia ante el Instituto de Contabilidad

18.12.2018 00:00 h.
6 min

Si no les gusta cómo lo hacemos, que lancen una OPA... si pueden. Esto es lo que ha venido a decir el magnate mexicano Carlos Slim al fondo Polygon, que se ha mostrado muy crítico con el bajo precio de las acciones fijado en la nueva ampliación de capital de casi 150 millones de euros.

Entiende el fondo británico, con domicilio en el paraíso fiscal de las Islas Caimán, que los 0,85 euros por título para adquirir los 175 millones de acciones nuevas suponen un nuevo abuso por parte de la inmobiliaria controlada, al 70%, por el empresario azteca.

Tercera ampliación en 3 años

Se trata de la tercera ampliación que acomete Realia en tres años y barruntan Polygon y otros accionistas --como la sicav Lierde, del expresidente de Telefónica, César Alierta, que tiene el 2,6%-- que lo que pretende Slim es volver a aumentar su presencia en la inmobiliaria suscribiendo las acciones que otros accionistas rechazan al ofrecerse los títulos a un precio tan bajo.

Lo consiguió en 2015, cuando planteó la ampliación y pasó del 26% al 30%. Repitió la jugada un año después, en diciembre de 2016, al alcanzar el 33,84%. Y lo tratará de hacer ahora para superar el 37%.

El 37% indirecto a través de FCC

A estos porcentajes del capital de Realia, que Slim atesora a través de Inversora de Carso, habría que sumar los que indirectamente aglutina por su participación en FCC.

En este caso, la constructora ha suscrito las ampliaciones anteriores, manteniendo su presencia en la promotora en el 37%. De esta manera, en la práctica, Slim saldría ahora con al menos el 75% de capital de Realia.

El paradero del 6% vendido por JP Morgan

O más, en función de lo que pueda pillar de los accionistas que no suscriban sus acciones y, también, de ese 6% que JP Morgan vendió este verano y que muchos no dudan en que fue a parar a manos del empresario mexicano. En ese caso, su presencia de facto en Realia superaría el 80%. Muy cerca ya de alcanzar el 90%, que facilitaría el lanzamiento de una OPA de exclusión para sacar a Realia del mercado bursátil.

Con este planteamiento sobre la mesa, tras el anuncio de la ampliación, tanto Slim como Polygon se han enzarzado en un inhabitual cruce de comunicados.

Polygon denuncia la infravaloración de activos

A las críticas vertidas por el fondo británico, poniendo en evidencia que Realia siga aplicando el método ECO para valorar sus activos, provocando que estos se hallen fuertemente infravalorados en la contabilidad de la empresa, respondía Slim, a través de la inmobiliaria, sin cortarse un pelo.

Así, comentaban desde la promotora que si esos inversores [en alusión a Polygon] “consideran que las acciones valen mucho más, por qué no suscriben el capital, en vez de estar presionando mediáticamente para que Realia se vuelva a endeudar, baje su calificación crediticia, encarezca su financiación y frene sus desarrollos inmobiliarios o venda activos valiosos, como sugieren”.

Que lancen una OPA... si pueden

Y tirando de cierta chulería, se atrevía Realia a recomendar a Polygon, sabedor de que no estaría a su alcance, que “cuando algún inversionista quiere adquirir una empresa, lo que tiene que hacer es lanzar una oferta pública de adquisición de acciones (OPA)”.

En su crítica al mantenimiento por parte de la inmobiliaria del método ECO de valoración de activos, el fondo británico apunta que Realia debería de dejar de aplicar ese método para implantar el RICS, como hacen el resto de empresas europeas. En función de uno u otro método, la valoración de las acciones varía entre 1,32 y 1,7 euros, en cualquier caso muy por encima de los 0,85 euros de la ampliación.

Slim no se da por aludido

Desde la promotora no se dan por aludidos y argumentan que el método ECO se aplica en la valoración de activos de Realia desde 2012, tres años antes de que el equipo de Slim tomara el control.

Como medida de presión, Polygon y otros accionistas han amenazado con denunciar a la inmobiliaria ante el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) --órgano que vela por la adecuada aplicación de los principios contables de las empresas españolas-- sin que desde Realia hayan movido un dedo.

Mientras tanto, el timing de la ampliación sigue su curso. Finalizado el periodo de suscripción preferente, esta semana se realiza la asignación proporcional y, en su caso, de la asignación discrecional. Y la próxima semana se verá en qué términos se ha cerrado la ampliación.