Menú Buscar
Un Boeing 777 de Singapore Airlines en una de las pistas del aeropuerto del Prat de Barcelona.

Singapore Airlines se 'carga' los vuelos directos a Barcelona

La aerolínea asiática obligará a hacer escala en Milán en las cinco frecuencias semanales

Ignasi Jorro
2 min

Singapore Airlines descafeína la conexión intercontinental entre Barcelona y la república asiática. La compañía aérea de bandera de la ciudad-estado ha anunciado que todos los vuelos desde la Ciudad Condal harán escala en Milán (Italia). La decisión supone fulminar las dos únicas conexiones directas que Singapore operaba desde la capital catalana.

"A partir del 20 de octubre, se mejoran las salidas desde Barcelona, manteniendo los cinco vuelos semanales los lunes, miércoles, jueves, viernes y domingo. De estos vuelos, todos serán con parada técnica para recoger pasajeros. No se trata de una escala al uso donde los viajeros de Barcelona bajan, sino que los pasajeros italianos suben al aparato", ha indicado la compañía aérea.

La operadora admite que la escala en la ciudad transalpina añadirá otras dos horas de viaje al vuelo Barcelona-Singapore.

Fin del vuelo a Sao Paulo

La compañía subraya que la restructuración de la conexión se explica por el fin de la conexión aérea a Sao Paulo, que finalizará el próximo 20 de octubre.

"Siguiendo los procedimientos habituales, [Singapore] reorganiza sus horarios para encajar sus operaciones en el aeropuerto. El objetivo de la restructuración es ofrecer un mejor servicio a los pasajeros, más salidas y mejores conexiones", ha agregado la operadora.

"Responde a la rotación"

Preguntado sobre la cuestión, un consultor ha vertido su opinión sobre el conflicto de horarios, como se conoce en el argot aeronáutico. "La aerolínea ha retocado horarios por la rotación de la aeronave. Si el avión hacía Singapore-Barcelona-Sao Paulo, ahora tendrá que tocar tiempos de salida y llegada al no tener que hacer el último salto a Brasil", ha explicado.

Según el profesional, la conexión Barcelona-Sao Paulo de Singapore, que la compañía anunció que acabará el 20 de octubre, era una "extravagancia" y "difícil de rentabilizar".