Menú Buscar
Imagen de la manifestación de los sindicatos de UGT y CCOO contra los despidos en Vodafone / FOTOMONTAJE DE CG

Los sindicatos presionan a Vodafone para traspasar la mayoría de la plantilla de Indra BPO

La compañía telefónica accede a abrir las negociaciones para el traspaso de personal y reducir al máximo los despidos y el alcance del ERE

3 min

La decisión de Vodafone de cancelar el contrato de servicios de contact center que mantenía con su filial Indra BPO Servicios fue una sorpresa para empresa y trabajadores y estuvo motivada por el conflicto con Telefónica, que se agudizó en las últimas semanas por el negocio de las televisión de pago. Vodafone es accionista con poco mas del 3%, pero ni está en la gestión ni cuenta con representación en el consejo de administración. Conflictos corporativos con peticiones a las CNMV y exigencias de laudos, la realidad es que Vodafone pone en riesgo más de 600 empleos entre fijos, temporales y ETT que Indra tiene dedicados en exclusiva al operador.

Marktel y Konecta las nuevas subcontratas de Vodafone

Vodafone ha accedido a abrir las negociaciones para el traspaso de personal y reducir al máximo los despidos, y el alcance del ERE, de la filial de Indra. Marktel y Konecta las nuevas subcontratas seleccionadas por Vodafone para cubrir el servicio Customer Operations (gestión telefónica de clientes) ya están negociando con los sindicatos y los representantes de los trabajadores; aunque las movilizaciones sindicales contra Vodafone persisten frente a las tiendas Vodafone de Madrid y Valencia. Las movilizaciones pretenden formalizar la comisión negociadora con Marktel y Konecta e implicar directamente a Vodafone, para concretar el total de subrogación. Los portavoces de los trabajadores se sienten apoyados por la valoración positiva de los servicios que prestan, que la propia Vodafone considera de alta calidad.

Colectivo afectado por la rescisión de los servicios

Por su parte Indra ha confirmado a Europa Press que “la intención de Indra BPO Servicios sigue siendo trabajar en todo momento para buscar la estabilidad en el empleo de los trabajadores afectados”, mientras Vodafone prefiere no hacer comentarios y traspasa la responsabilidad del proceso a las nuevas subcontratas, Marktel y Konecta. En concreto, 429 empleados trabajan en el centro de Valencia, donde el 100% de la plantilla se encuentra adscrita al contrato, 85 en Barcelona y 34 en Madrid, con mayoría de contratos indefinidos, que retienen el derecho de subrogación con los nuevos adjudicatarios del servicio de Vodafone. Siguiendo con la información de la agencia de noticias, Indra BPO Servicios ha comunicado a los representantes de los trabajadores que entre las medidas se incluye la intención de iniciar un procedimiento de despido colectivo del colectivo afectado por la rescisión de los servicios, ya que se trata de profesionales que llevan muchos años realizando un trabajo muy concreto y muy específico para un único cliente.