Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La factoría de Nissan de la Zona Franca de Barcelona / EP

Los sindicatos de Nissan exigen "más definición" sobre el 'hub' de electromovilidad

Los trabajadores piden detalles sobre algunas empresas del consorcio que aspira a ocupar los activos de la Zona Franca

4 min

Recelo entre los trabajadores de Nissan sobre la apuesta estrella para reconvertir los activos de la automovilística en Cataluña. La mesa de reindustrialización comunicó ayer que solo cuatro proyectos habían pasado el segundo filtro del proceso de selección: un hub de electromovilidad liderado por la catalana QEV Technologie, y otras tres propuestas vinculadas a la fabricación de vehículos eléctricos y de hidrógeno urbanos.

De los 17 proyectos que se presentaron en marzo a la comisión reindustrializadora, tan solo estos últimos han reunido los atributos adecuados para pasar de fase. Entre estos criterios se hallan un plan de inversiones sólido, garantías de ocupación para los 1.600 trabajadores de Nissan que no se acogerán a planes de prejubilación y una activación cercana al cierre anunciado de las instalaciones el 31 de diciembre de 2021.

Falta “definición”

Sin embargo, los empleados reclaman “más definición” a los operadores que pretenden remplazar a la marca japonesa en las plantas de Barcelona, Sant Andreu de la Barca y Montcada i Reixac. Fuentes consultadas de UGT se muestran satisfechas del paso adelante, pero esperan recibir más información en poco tiempo.

“De momento seguimos en búsqueda de información sobre el despliegue de las propuestas, sobre todo del hub”, señala un portavoz ugetista. Este consorcio, denominado D-Hub, cumple los requisitos exigidos por el órgano negociador, pero todavía quedan flecos por cerrar sobre las empresas que aterrizarán en la Zona Franca.

Más dudas

La duda está en la solidez de cada una de las privadas que formarán parte de este ecosistema enfocado en la nueva movilidad eléctrica. En CGT comparten la misma sensación agridulce: “Por una parte, el hub satisface las demandas de empleo e inversión, pero por otro echamos en falta más detalles sobre algunas de las empresas que formarán parte”.

A esto se suma el "miedo a la descomposición" de las compañías que formarán parte del proyecto. "Podría darse el caso que de aquí un tiempo algunas de las empresas que lleguen al hub decidan salirse", afirma un delegado cegetista. Por ahora, QEV Technologies ha anunciado la fabricación de buses eléctricos y un pequeño coche biplaza de forma propia, aunque también ha avanzado que las firmas suecas Inzile y Volta Trucks producirán camionetas y camiones eléctricos en el complejo.

Proyectos "confidenciales"

Por otro lado, los sindicatos aguardan la salida a la luz pública de los proyectos “confidenciales” que manejan las Administraciones. De ahí que no descarten que antes de agosto, fecha límite del procedimiento de reindustrialización, aparezca un cisne blanco capaz de salvar los activos de la marca nipona con una alternativa industrial centrada en las baterías eléctricas o en un modelo de coche no fósil.

La próxima reunión de la mesa tripartita entre comités, empresa y Administraciones está pendiente de convocar a finales de julio. Los sindicatos han reclamado que esta vez sea presencial, ya que será uno de los últimos encuentros antes de tomar una decisión definitiva sobre el futuro de Nissan.