Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Interior de la fábrica de Nissan en Zona Franca / EP

Los sindicatos de Nissan exigen al Govern que acelere la reindustrialización

Los representantes reclaman "mayor concreción" en las propuestas para reconvertir las plantas afectadas por los cierres y que se garanticen las condiciones de los empleados

3 min

Los sindicatos de los afectados por los cierres de Nissan de la factoría de la Zona Franca y de los centros de Montcada i Reixac y Sant Andreu, en los que operan 3.000 empleados, han exigido una mayor implicación de la empresa y del Govern para acelerar el proceso de reindustrialización de la firma, “que está en su fase más decisiva”. En un comunicado, explican que septiembre fue el mes que se fijó para determinar los proyectos y propuestas prioritarios para las plantas afectadas, por lo que se acaba el plazo.

En la misma línea, los representantes de los trabajadores afirman no compartir la visión de aquellos que fijaron como fecha límite el 31 de diciembre para finalizar el trabajo de la mesa de reindustrialización, dado que para ellos únicamente marca el “fin de la producción de Nissan”. Al proceso, exponen, le queda “un largo camino por recorrer” hasta que "garantice las condiciones de los empleados".

Falta de implicación

Los sindicatos denuncian que en los últimos días han visto como diferentes proyectos han puesto en valor su propuesta y a miembros de la mesa de reindustrialización “dándola por hecha”. Ante esta situación, explican que aún no se han definido todas las alternativas, por lo que exigen la “concreción de todas ellas”. Tampoco hay decisión tomada sobre qué proyectos ocuparán las instalaciones de las plantas afectadas por el cierre.

En todo este proceso, los representantes trabajarán para “decidir el mejor proyecto” con la meta de “garantizar el mantenimiento de los puestos de trabajo de Nissan, de los proveedores y de las empresas subcontratadas”. En este sentido, una vez definidos los proyectos de reindustrialización para las plantas seguirán actuando para que se “cumplan los acuerdos establecidos” referentes al “inicio de la producción y consolidación de los proyectos” así como para que se garanticen las “condiciones laborales y salariales” fijadas en el acuerdo del pasado 5 de agosto.