Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Movilización de los trabajadores de Caixabank por el ERE / EP

Los sindicatos copian en Caixabank la estrategia de BBVA

Los representantes de los trabajadores buscan salidas no traumáticas para ejecutar el ajuste laboral en el banco

6 min

Jornada de huelga general en Caixabank. Los sindicatos se movilizan este martes para paralizar las oficinas y servicios centrales del banco en protesta por el expediente de regulación de empleo (ERE) que afecta a 7.400 trabajadores de la compañía --frente a los 8.300 de la propuesta inicial--.

El epicentro de la movilización, que irá acompañada de concentraciones en 30 ciudades españolas, se hallará en autonomías como MadridLa Rioja y Murcia, donde se prevé despedir a uno de cada tres empleados. Por contra, en Cataluña, tercera por la cola en cuanto al impacto del recorte, no se espera tanto seguimiento.

El camino de BBVA

La estrategia de los sindicatos de Caixabank sigue el paso de sus homólogos de BBVA, que el pasado 2 de junio convocaron un paro de 24 horas en la recta final de unas complicadas negociaciones por el ERE de 2.725 empleados. Finalmente, la entidad presidida por Onur Genç cerró un acuerdo solo 48 horas después de la histórica huelga con 366 afectados menos.

En el caso del grupo con sede en Valencia, los comités se han agrupado en una plataforma de unidad sindical para dar un golpe de efecto ocho días antes de que concluya la fase de consultas de la mayor reestructuración bancaria española. Su meta: lograr que las bajas traumáticas pasen a ser voluntarias.

Contra las bajas forzosas

Pese a que el reparto de los despidos --que se concentrarán casi al 80% en las delegaciones territoriales y supondrán el cierre de unas 1.500 oficinas--, el plan de recolocaciones y las medidas sociales de las extinciones siguen en discusión, fuentes consultadas por Crónica Global identifican las salidas forzosas como el principal escollo que aleja ahora mismo el pacto. En el resto de puntos cabe la transacción, pero los sindicatos se cierran en banda respecto al carácter voluntario de las bajas.

"En el último ERE de la entidad en 2019 se apuntaron 4.000 personas de forma voluntaria frente a las 2.300 previstas inicialmente", señala un interlocutor de SECB (Sindicato de Empleados de Caixabank).

Trabajadores de Caixabank y BBVA en una manifestación contra los despidos del ERE / EFE

 

 

Trabajadores de Caixabank y BBVA en una manifestación contra los despidos del ERE / EFE

Encuentros bilaterales

En algunos aspectos, como los cupos por edad o la propuesta económica para cada segmento, se han realizado avances durante la última semana. Respecto a la primera cuestión, la dirección de Caixabank retiró la cláusula de equilibrio generacional siempre que se asegurara un pacto por el ERE, a la vez que mejoró las indemnizaciones para todos los grupos de edad.

Pero la negociación sigue encallada. Durante el día de ayer se sucedieron los encuentros bilaterales al margen de la comisión negociadora, convocada este mismo martes a las once de la mañana --están previstas otras tres reuniones el miércoles 23, lunes 28 y martes 29--. Pero estos acercamientos ni llevaron a la desconvocatoria de la huelga ni dieron pasos hacia un acuerdo. Desde CCOO, primer sindicato de la entidad, se muestran confiados en que la huelga, la primera que se extiende a todas las sucursales en la historia de la entidad, elimine las salidas traumáticas al igual que sucedió en BBVA.

Compensaciones económicas

Sobre las compensaciones económicas, los representantes de los trabajadores son conscientes de su alto nivel de exigencia, pero lo vinculan con su objetivo de voluntariedad. "Se trata de un ERE por causas organizativas y no económicas. La oferta que pedimos es alta, pero nos basamos en otros expedientes donde se ha seguido la misma línea para que el personal quiera salir de forma voluntaria", explica un portavoz de CCOO.

Desde UGT subrayan la unidad sindical con que se ha lanzado el órdago. "Los inputs que recibimos son muy positivos, todos vamos a una y lo haremos de forma didáctica para tener un gran seguimiento", señala un representante que forma parte de la mesa negociadora del ajuste. Hasta ahora, la plantilla solo ha convocado paros parciales, conscientes de que debían modular su ruido en la calle antes de quemar herramientas más potentes como la huelga. El periodo de conversaciones concluye el próximo 29 de junio, aunque podría alargarse un día más. Ocho días para que ambas partes acercan posturas para encontrar un desenlace pactado al ERE.