Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Ada Colau, alcaldesa de Barcelona y presidenta del AMB, y Eloi Badia, concejal de Transición Ecológica y vicepresidente de Ecología de la institución supramunicipal / CG

El Síndic apunta a Eloi Badia por el lío de las facturas de agua en el confinamiento

Ribó concluye que la tasa de residuos de Barcelona y los reglamentos del servicio de agua, y no las compañías suministradoras, son los causantes de las subidas de precios durante la pandemia

5 min

El Síndic de Greuges, Rafel Ribó, ha reconocido que las entidades suministradoras de agua han actuado conforme al reglamento del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) durante el confinamiento por la pandemia, al facturar inicialmente en base a lecturas estimadas de los contadores y posteriormente regularizarlas en facturaciones basadas en lecturas reales.

El defensor del pueblo catalán rebate de esta forma las críticas lanzadas por la presidenta de la AMB, Ada Colau, y el vicepresidente de Ecología y responsable de la gestión del agua, Eloi Badia, quienes acusaban a las compañías suministradoras de cobrar de más a propósito abusando de la situación. E incluso apunta a este último por la confusión generada.

Tasa de residuos

Tal y como admite Ribó en una actuación iniciada para investigar las quejas recibidas por el aumento de las facturas del suministro de agua en Cataluña, este incremento se debe a diversos motivos: un aumento del consumo doméstico de agua a causa del confinamiento; una estimación inicial inferior al consumo real, regularizado posteriormente; la finalización de la reducción del 50% del canon del agua establecido en abril y mayo, y, en el caso de la ciudad de Barcelona, la incorporación de la tasa municipal del servicio de recogida de residuos generados en domicilios particulares.

 

El Síndic señala a Eloi Badia como responsable de la confusión en el precio del agua durante el confinamiento / CG

La conclusión del Síndic es contundente: "La facturación realizada en los períodos en que no se disponía de la lectura real del contador ha sido ajustada a las previsiones de los reglamentos del servicio de agua".

Reglamento "injusto"

En este sentido, Ribó va más allá y apunta a los reglamentos del servicio de agua --cuyo responsable en el AMB es Badia-- por los desbarajustes de los precios durante la pandemia.

"Dado que en muchos casos los consumos han sido superiores a los del mismo periodo de tiempo que los del año anterior tenidos en cuenta para calcular las lecturas estimadas, se ha hecho evidente que la aplicación del reglamento produce un encarecimiento injusto, dada la acumulación de consumos en un único periodo y teniendo en cuenta que la estructura tarifaria de varios conceptos que se aplican en la factura es progresiva", señala el Síndic. E insta a "modificar estos reglamentos a fin de que éstos establezcan nuevas formas de facturar en que se evite que en los casos de regularización de consumos por lectura estimada se produzca un salto de tramo no ajustado de acuerdo con el consumo generado entre las dos lecturas reales".

Compensaciones

En un comunicado emitido esta semana, Ribó constata que "las entidades suministradoras están revisando las facturas en que se han producido desajustes debido a la acumulación de consumos derivado a suspensión de la lectura de los contadores, como medida que se adoptó para reducir la movilidad tras la declaración del estado de alarma".

Estas compensaciones por parte de las empresas suministradoras del servicio de agua se están llevando a cabo en algunos casos tras una revisión de oficio de las facturas afectadas --método que recomienda el Síndic-- y, en otros, a petición de los usuarios afectados tras ser informados --procedimiento, este último, que Ribó pide que se intensifique aún más--.

Contadores telemáticos

Para evitar que esto vuelva a ocurrir en el futuro, el defensor del pueblo catalán, además de instar a los responsables políticos a que modifiquen los reglamentos del servicio de agua, propone que se promueva aún más la implantación de sistemas de telelectura de los contadores.

En todo caso, las compañías suministradoras de agua aseguran que ya han regularizado la mayor parte de las facturas erróneas; un 93% en el caso de Agbar.