Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El ceo de Simon, Esteban Bretcha, en una imagen de archivo / EUROPA PRESS

Simon invierte 15 millones en su fábrica de Olot para que sea el “referente” del grupo

La empresa familiar de material eléctrico aglutinará toda la producción en la capital de la Garrotxa y cerrará la planta de Riudellots de la Selva

3 min

La compañía familiar de material eléctrico Simon ha invertido 15 millones de euros en la mejora y modernización de su fábrica de Olot (Girona). El objetivo, según han explicado el ceo del grupo, Esteban Bretcha, y el director de operaciones, Albert Pérez, es convertirla en la planta “referente” de todo el conglomerado empresarial.

La inversión se ha destinado a renovar la maquinaria e implementar las nuevas tecnologías para el proceso de producción. Bretcha ha apuntado que la fábrica tiene el objetivo de exportar a nivel europeo, pero también a los países de Latinoamérica, Rusia y Europa del este. De hecho, Simon produce en la actualidad en un total de 10 países.

Nuevo proceso de producción

Simon implementará las nuevas tecnologías con un proceso de producción “totalmente nuevo” en su fábrica de Olot. La planta ha pasado de producir entre cinco y seis millones de unidades anuales a alcanzar los diez millones. Este centro de producción, como la mayoría del grupo a nivel mundial, se dedican a la elaboración para sus propios mercados locales, con un total de 4.000 empleados, de los cuales 1.100 se encuentran en España.

Pérez ha explicado que el proceso “ha eliminado el plástico e incorporado un papel reciclado en el embalaje que protege el producto hasta mejor que el plástico”. Esto se debe al nuevo proceso de producción que, además, agiliza la elaboración de los mecanismos al no tener la necesidad de intervenir terceras fábricas en el empaquetado.

Cierre de la fábrica de Riudellots

La empresa cerrará la fábrica ubicada en Riudellots de la Selva (Girona) en diciembre de este año --con una afectación a 88 empleados, 62 de los cuales serán reubicados--. Esto vendrá acompañado de un refuerzo de su posición en Vietnam, con una posible nueva apertura y ampliación en el país del sudeste asiático.

Riudellots cierra porque “quedaba desfasada” y porque desde Olot se puede absorber la producción que allí se realizaba, en un momento en que la empresa tiene la mirada puesta en el software como solución para la iluminación del futuro, han asegurado fuentes de Simon. En 2021, la empresa ha “podido recuperar buena parte” de las ventas consolidadas y prevén facturar 295 millones de euros en este ejercicio.