Menú Buscar
Imagen del Hospital Universitario de Bellvitge, a quien ha dejado colgado Serunion / CG

Serunion deja tirado al Hospital de Bellvitge

La empresa renuncia 'in extremis' a gestionar la cocina del segundo mayor complejo sanitario de Cataluña tras ganar el concurso con un precio cuasi temerario: un 25% más bajo

19.07.2019 00:00 h.
4 min

Pujar al límite de la baja temeraria para retirarse después, tras ganar el concurso. Esto es lo que ha hecho Serunion, que ha dejado tirado al Hospital Universitari de Bellvitge (HUB), el segundo mayor de Cataluña, al renunciar a gestionar su cocina después de ganar un concurso con una oferta un 25% inferior que la de sus competidores.

Según han informado fuentes del sector sanitario, Serunion se impuso con comodidad a la licitación para explotar la cocina de pacientes, la de los médicos y las máquinas de vending de Bellvitge y el Hospital de Viladecans durante cuatro años. Ofreció 18,30 millones por la contrata, cuando el presupuesto de salida era de 24,45 millones. La oferta económica a la baja le permitió aplastar a la unión temporal de empresas (UTE) formada por Clece y Catering Arcasa, la segunda clasificada, con quien estaba casi empatada en los criterios técnicos. Quedaron mucho más atrás, y sin opciones, Eurest, Serhs Food y Aramark. Tras ello, la firma capitaneada por Antoni Llorens volvió a imponerse a Clece-Arcasa al desestimar el Tribunal Catalán de Contratos del Sector Público (TCCSP) el recurso de la UTE.

Espantada de Serunion

El doble aval de la mesa de contratación y el TCCSP no ha sido suficiente acicate para el gigante de las colectividades. La filial del grupo francés Elior perpetró una espantada en toda regla hace escasamente unos días, han explicado directivos del sector. Preguntada por la cuestión, la portavocía de Bellvitge ha confirmado la marcha de Serunion habida cuenta de que "no se ha formalizado el contrato". Ha agregado la misma fuente que el nuevo servicio de Clece-Arcasa empezará el próximo 1 de octubre, fecha hasta la que seguirá presentado el servicio Serhs, la adjudicataria actual.

Por su parte, una fuente oficial de Serunion ha confirmado también la noticia. Ha señalado la portavocía del conglomerado que "una vez Serunion conoce el proyecto a fondo y lo puede analizar en detalle, es consciente de la aparición de nuevos factores (que modifican su viabilidad) y es cuando, de mutuo acuerdo, se toma la decisión de desistir". Altos cargos del sector sanitario han sido más críticos y han citado una "crisis de confianza" entre el gigante de la restauración colectiva y la gerencia del hospital para explicar la salida exprés del primero.

'Pinchazo' en los hospitales catalanes

Cabe recordar que Serunion tiene una fuerte presencia en el sector hospitalario. Tanto es así que la firma declaró que esta división aportó 77 millones de euros (+1,7%) a la facturación global del grupo para 2018, que alcanzó los 479 millones de euros, un avance del 2,3%. La enseña ha creado también su propio sello, llamado Daily Break, para competir en este segmento con los rivales de la restauración colectiva. Esta y otras acciones la han impulsado a meter el pie en hasta 110 ciudades sanitarias, aunque muy pocas en Cataluña, donde ha encajado un pinchazo.

En la autonomía catalana, de hecho, el grupo de Llorens ha sido vapuleado por Arcasa en el Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona (Barcelona), el llamado Can Ruti; por Coemco en el Hospital Josep Trueta de Girona; por Serhs Food en el Hospital Arnau de Vilanova de Lleida o por Arcasa-Clece en el Hospital Joan XXIII de Tarragona. La cocina del mayor hospital de la región, Vall d'Hebron, no está externalizada.