Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente de la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA), Alfredo Serrano / CG

Serrano (CLIA): "Italia y Grecia ya operan cruceros, mientras España mantiene la incertidumbre"

El presidente de la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros advierte de que las restricciones costarán 4.500 millones de euros este año

4 min

“La situación es preocupante porque mientras Italia y Grecia llevan operando unos meses con un marco regulatorio claro, en España se mantiene la incertidumbre”. El presidente de la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA), Alfredo Serrano, advierte de que la prohibición para recuperar las rutas internacionales supone un lastre a la hora de posicionar al país, segundo mercado europeo, en un momento en el que las compañías se encuentran al límite, con suspensión de pagos, reducción de plantillas y anuncios de quiebra.

El grueso de los cruceros permanecen varados desde mediados de marzo, cuando el sector tuvo que echar el ancla ante la proliferación de casos. Algunas navieras tuvieron que poner en cuarentena a buques al completo y soportaron el cierre de fronteras. Solo en España, la industria genera 4.500 millones de euros y 31.000 puestos de trabajo directos e indirectos, según datos de CLIA. No obstante, Serrano ya avanza que este año la facturación será casi nula ya que apenas se trabajó en enero y febrero, meses de poca actividad.

Recorte de gastos

“Las compañías llevan tiempo con pocos o ningún ingreso. Aunque han tenido acceso a financiación, lo están pasando mal y tratan de hacer reducción de costes y de plantilla”, resume Serrano. La mayor empresa del sector en España, Pullmantur, se declaró en concurso de acreedores el pasado octubre y ha anunciado un expediente de regulación de empleo (ERE) sobre sus 350 empleados.

Imagen de un crucero de la naviera Pullmantur / CG
Imagen de un crucero de la naviera Pullmantur / CG

También esta semana se conoció que la canaria Naviera Armas, propietaria de Trasmediterránea, negocia con sus acreedores la quita de una parte de los 800 millones de deuda por los problemas de liquidez ante la falta de turistas. Con todo, la compañía negó estar al borde del concurso de acreedores, aunque reconoció conversaciones para una refinanciación.

Protocolos "a años luz"

“Hay compañías que han tenido que suspender pagos y están en una situación complicada”, reconoce Serrano, que apunta que los operadores han reforzado las medidas de seguridad para volver a la actividad lo más pronto posible. “Nuestros protocolos están a años luz de cualquier otro sector turístico. Toda persona que embarque tiene que haber dado negativo en una prueba”, avisa el directivo.

Alemania fue el primer país en permitir cruceros y después lo hicieron Italia, primer mercado europeo, y Grecia, el tercero. “Nuestros competidores han retomado la actividad, mientras que en España se mantiene la prohibición para los cruceros internacionales, que fueron el 100% de los que atracaron en el país en 2019. No hubo ninguno que operase solo en puertos españoles”, subraya.

TUI recupera los cruceros

El grupo TUI ha sido el primero en ver una oportunidad en la ausencia de restricciones sobre los cruceros nacionales, y el viernes comenzó a operar cruceros con inicio y fin en las Islas Canarias. Están destinados a pasajeros alemanes y británicos. En la primera ruta han embarcado 896 turistas y 740 tripulantes.

No obstante, Serrano insiste en la falta de una regulación clara por parte del Gobierno y avisa de la afectación que puede tener en las próximas rutas: “La incertidumbre no ayuda a que las compañías piensen en España a la hora de posicionar sus barcos para 2021-2022”.

Destacadas en Crónica Business