Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Sergio Fuster, CEO de Raventós-Codorníu / CEDIDA

Sergio Fuster (Codorníu): "El cava no puede tener el mismo nivel del champán a un tercio del precio"

El consejero delegado de la histórica bodega defiende los contratos plurianuales con los viticultores y el aumento de la producción ecológica para valorizar el espumoso

6 min

Cuando quedan seis días para que se celebren las elecciones de la Denominación de Origen (DO) Cava, el consejero delegado de CodorníuSergio Fuster, defiende las propuestas de la histórica bodega para impulsar el espumoso catalán. Para el directivo, la clave para valorizar este producto consiste en elevar el precio de las botellas para equipararlas así a su principal competidor: el champán. De paso, Fuster descarta el prosecco como el rival a batir para los cavistas ya que "constituye un método de fabricación inferior".

"Partimos del hecho de que entre cava y champán hay una brecha de precio que no debería existir. Soy de la firme opinión de que los cavistas debemos dejar de competir entre nosotros y competir contra el champán", sostiene Fuster. El director general cifra esta diferencia de precio en aproximadamente un tercio, es decir, que una botella de champán cuesta de media tres veces más que una de cava.

Solución: subir el precio

Además, Fuster ve una oportunidad en el sector por el decaimiento de la producción gala, cuya escasez en algunos segmentos podría beneficiar a las bodegas catalanas durante los próximos años. Pero para ello hace falta empujar al alza el ticket de compra: "No podemos tener un producto con el mismo nivel del champán a un tercio del precio. Esto se arregla vendiéndonos bien en calidad y al precio que corresponde. No vamos a subir obviamente el precio un 300% de golpe, pero sí tenemos que empezar a valorizar el cava".

En este punto, el ejecutivo entona la autocrítica y reconoce que "se ha hecho un trabajo de márketing deficiente". Pero insiste en la posibilidad de recortar distancias con el champán si tanto la comunicación como la promoción del espumoso autóctono remarcan este "orgullo" colectivo. "En España a veces nos cuesta un poco estar orgullosos de lo que tenemos. En Codorníu queremos romper esa sensación", resume.

Las bodegas de Codorníu / RAVENTÓS CODORNÍU
Las bodegas de Codorníu / RAVENTÓS CODORNÍU

Mimar al agricultor

Preguntado sobre si el encarecimiento del cava podría contraer la facturación --en 2021, la DO Cava firmó un año histórico: sus 370 bodegas registraron 252 millones de unidades vendidas gracias al tirón de las exportaciones--, Fuster reitera que "competir en calidad" no tiene por qué perjudicar la cuenta de resultados de las compañías. En este punto, el ejecutivo pone como ejemplo la apuesta por la producción ecológica de la firma centenaria, que va de la mano de contratos plurianuales con los agricultores.

Precisamente, Codorníu se presentará a las próximas elecciones internas alineada con los objetivos de Viticultors del Cava, la candidatura conjunta de los productores catalanes formada por Unió de Pagesos, JARC y Viticultors del Penedès. "Desde 2019 firmamos contratos plurianuales a cinco años con los viticultores. Hoy el 80% de la compra de uva es a través de estos contratos, y este año lo elevaremos al 90%. Tanto a nosotros como a los productores nos da confianza tener esta estabilidad económica a largo plazo", explica.

"No" a la producción masiva

Codorníu ha hecho suya la propuesta de Viticultors del Cava de un sello certificador de unos precios mínimos para la compra de uva como otro elemento para apuntalar esta apuesta por la calidad... y no por la cantidad. A diferencia de otras grandes bodegas como Freixenet, que han propuesto incrementar la producción por hectárea, Codorníu reitera que lo importante es valorizar el producto a través del precio y no del volumen.

En este sentido, Fuster recuerda que antes del Covid-19 se autorizaron más hectáreas de cultivo, que todavía no han sido agotadas en toda su extensión. Por el contrario, hace años que el champán mantiene intacta su superficie cultivable. Por último, el consejero delegado muestra su compromiso con las principales medidas adoptadas durante el último mandato de Javier Pagès al frente de la DO, como los cambios normativos para realzar el valor de los cavas reserva y la rezonificación para potenciar el origen local. Las elecciones del Consejo Regulador se celebrarán el próximo 6 de julio.